Desde que arrancó la temporada para Gimnasia y Tiro, sus jugadores mostraron siempre la misma credencial en cancha: un diez en actitud, en lucha, en guapeza, en épocas en las que se venera -y no está mal- a aquel que traba con la cabeza dejando el pellejo en cada pelota. Pero si a aquella fiereza necesaria en esta categoría no se la respalda con fútbol, sorpresa, impronta, inventiva, resolución, capacidad y eficacia para definir los partidos no alcanza. Gimnasia mostró siempre los dientes y se hizo respetar, pero adolesció de la jerarquía necesaria para resolver situaciones complejas bajo presión cuando la clasificación estaba servida, ante San Lorenzo en Salta y ayer, en Andalgalá, ante un equipo “a media máquina” que cuidó la pierna pensando en los play-offs. Si la intención es ascender, el DT de turno, junto a la CD, deberán armar un plantel de jerarquía y lanzarse a una aventura riesgosa para unas arcas poco fortalecidas. Porque el famoso “es lo que hay” no hará otra cosa que conducir al albo a otro eslabón de fracaso e intrascendencia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿A cuál de los dos le tenés más fe para esta temporada del Federal A?

A Juventud Antoniana
A Gimnasia y Tiro
A ninguno de los dos
ver resultados

Importante ahora

cargando...