El Instituto Provincial de Vivienda (IPV) recibe alrededor de 600 denuncias por casas deshabitadas cada año. No ocupar una vivienda social o dejar de pagar las cuotas son motivos por los que los propietarios pueden perder la adjudicación.
Actualmente el IPV tiene abiertos 67 procesos judiciales por viviendas que busca volver a entregar a familias que sí las habiten y paguen las cuotas.
La posibilidad de volver a adjudicarlas depende de un proceso con distintas instancias, entre las que se encuentran inspecciones que determinan si las viviendas están habitadas. Los beneficiarios tienen un plazo de diez días para presentar una defensa si no están viviendo en la unidad que les entregó el Estado ante un supuesto problema habitacional.
El IPV entregó 1.300 viviendas en lo que va del 2016. Ante el déficit de casas para familias sin techo, la ocupación de las construcciones del organismo deshabitadas sin autorización es la opción que toman algunos, lo que conlleva desalojos en muchos de los casos.
El titular del IPV, Sergio Zorpudes, explicó: "La política del Gobierno es la de no avalar la usurpación de viviendas, por lo que el IPV cita a la familia que se encuentra usurpando una casa y trata de que se retire en buenos términos".
El funcionario a la vez resaltó que en esos casos puede corresponder la inhabilitación para ser postulantes a obtener viviendas sociales edificadas por el organismo por el término de diez años.
La normativa vigente (artículo tres de la resolución N§ 32/10) establece que "la condición de inscripto se pierde por ocupación ilegítima de una vivienda social, construida por cualquier operatoria IPV".

Casos especiales

Desde el Instituto Provincial de la Vivienda se informó que una vez que queda firme una resolución de revocación, la casa vuelve al organismo y es adjudicada a familias "antiguas", que llevan más de diez años inscriptas, o que atraviesan situaciones especiales.
Actualmente el IPV se encuentra en cobertura de la demanda del año 1992. Durante los últimos ocho años, el Gobierno provincial lleva adjudicadas 16.300 viviendas. En lo que va del 2016 se entregaron 1.300 unidades, cantidad que hasta ahora no cumple con las expectativas que el Gobierno provincial tenía a mitad de año, cuando anunció que se esperaba para este año la entrega de 4.800 casas.
Desde la Secretaría de Vivienda y Hábitat de la Nación se informó que la deuda con Salta en materia habitacional se terminó de saldar en mayo pasado. El monto había rondado los 250 millones de pesos.
En ese momento se informó que aún restaban por abonarse redeterminaciones, que serían pagadas con un adelanto del 50% hasta que se establecieran todos los cálculos actualizados.

Último sorteo

Para el 20 de diciembre está previsto el último sorteo del año del IPV en el marco de "Cumplís y Ganás". El programa sirve para premiar a los adjudicatarios que se mantienen al día con el pago de sus cuotas. Por este medio, una familia podrá cancelar la totalidad de su deuda.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

¿Estás de acuerdo con que los baños sean mixtos en las oficinas públicas y comercios?

Importante ahora

cargando...