El corte del suministro eléctrico que afectó a miles de personas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires generó la pérdida de años de investigación para la facultad de Medicina de la UBA. El profesor de microbiología y parasitología Gerardo Mirkin aseguró que las autoridades de la facultad "demoraron dos días y medio en conectar un generador y recién después de un corte de calles instaló un equipo".
Según el profesor, se perdieron "cultivos celulares, muestras extraídas de animales para su estudio, muestras de infecciones virales que llevaba dos o tres años de investigación y kits de reactivos para efectuar análisis que se guardaban a temperaturas bajo cero en refrigeradores".
Mirkin destacó que la facultad de Medicina se dedica también a la investigación. "Estos reactivos y muestras no son de la facultad, muchos provienen del Conicet y del ministerio de Ciencia y Tecnología que aporta recursos para conseguir estos insumos", explicó Mirkin.
"Estos reactivos y muestras no son de la facultad, muchos provienen del Conicet y del ministerio de Ciencia y Tecnología que aporta recursos para conseguir estos insumos", explicó Mirkin.
El profesor detalló que "nosotros nos llevábamos algunos reactivos a nuestros domicilios para poder preservarlos pero las muestras de animales o de infecciones virales no la podíamos transportar porque era muy peligroso".
Según Mirkin, la facultad de Medicina de la UBA "a través de convenios que firmó con el Conicet y con Institutos de Medicina debe aportar la infraestructura necesaria para desarrollar tareas de investigación con reactivos y muestras que provienen de estos organismos del Estado". Los docentes realizaron una asamblea y pidieron que "las autoridades implementen un plan de contingencia que incluya al menos tener un generador eléctrico", que finalmente llegó, pero tarde.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 13 meses

No hicieron suficiente ruido hace un tiempo, sino Cristina les iba a inaugurar el generador. Si funcionaría o no ya no es cosa de ella, solo le gustan las inauguraciones.


Se está leyendo ahora