Desde hace tiempo la zona de la ruta provincial 45, ubicada al sudeste de San José de Metán, viene sufriendo las consecuencias de quienes arrojan toda clase de basura, escombros y hasta animales muertos.
La ruta, que es de ripio y tierra, es la continuación de la calle Jujuy este. El problema es de larga data e incluso la Municipalidad sacó toneladas de desechos en varias oportunidades. Ahora, la comuna en convenio con Vialidad de la Provincia, pusieron en marcha un intensivo plan de limpieza del sector. Con personal y maquinaria, el organismo vial viene trabajando para dejar en condiciones la zona.
"Todo el tiempo llega gente a tirar basura, en vehículos y en carros. Hay que multarlos a todos porque ensucian el lugar, principalmente los carreros", dijo el vecino Juan Mansilla, quien reside en el sector.
Mansilla es un hombre especial y un personaje en Metán. Desde hace tiempo viene insistiendo con la problemática en la exitosa columna radial que tiene en el programa denominado El bueno y el malo.
"Ahora Vialidad está limpiando, pero luego llega la misma gente y comienza a tirar basura de nuevo, como ya pasó en varias oportunidades", remarcó.
El vecino vive al lado del Aeroclub, un sector que permanentemente sufre la desaprensión de los que, innecesariamente, arrojan desechos.
La problemática
Los basurales clandestinos representan uno de los problemas más delicados que sufre Metán y preocupa a los vecinos.
La zona, ubicada al este de la ciudad, fue limpiada en varias oportunidades, pero llegan en carros y camionetas a tirar de todo. Muchos culpan a los carreros de originar los basurales en distintos sectores, ya que cobran a los vecinos para recoger residuos de las viviendas y terminan arrojándolos en cualquier sitio para hacer otro viaje en el menor tiempo posible.
Los carros tracción a sangre representan el único medio de sustento para muchas familias humildes, pero eso no justifica lo que pasa y la situación es preocupante. A esto se suman los vecinos que llegan en camionetas, autos, motos y hasta en bicicletas para arrojar basura en este y otros lugares que no están habilitados para tal fin.
La Municipalidad, en varias oportunidades sacó toneladas de desechos del sector, pero la ruta provincial 45 en poco tiempo vuelve a convertirse en un basural a cielo abierto.
Chatarra y escombros pueden observarse en ambas banquinas del camino donde hasta hace un tiempo era un lugar que la gente utilizaba para hacer ejercicio. Es una ruta muy utilizada por productores y los que residen en parajes como Punta de Agua.
Desde 2005, el municipio cuenta con un relleno sanitario en un terreno de seis hectáreas, ubicado a 7 kilómetros de la ciudad. El servicio de recolección de residuos funciona bien, pero lamentablemente hay muchos basurales clandestinos en la zona urbana, lo que evidencia una cuestión cultural que debe revertirse de inmediato.
Para colmo, a los vecinos se les suma otra preocupación, como es la permanente presencia de caballos sueltos en toda el área, cuyos propietarios dejan libremente para pastar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia