Desde la parroquia San Juan Bautista de La Merced, de la ciudad de Salta, el padre Cristian Gallardo anticipó que en esta Semana Santa, por primera vez las mujeres participarán formalmente en todo el mundo de la ceremonia del lavado de pies. En la iglesia que tiene a cargo, ubicada en Caseros 857, este año se convocará a seis mujeres y seis varones de distintas edades, para ser protagonistas del ritual.
La decisión a nivel global la dio a conocer el papa Francisco en enero último y no solo se limita a un cambio en la liturgia, sino que implica una transformación paradigmática. Es decir, se traduce en una nueva concepción de lo que hasta ahora, en sentido estricto, se consideraba un apóstol.
Sobre este punto, Gallardo explicó a El Tribuno: "No se trata de modificar simplemente el ritual del lavado de pies, sino de un cambio de mirada. El Papa, con buen tino, difundió lo que se considera un apóstol ampliando la mirada a toda persona dispuesta a servir a Dios, ya sea hombre, mujer, niño, joven o anciano".
Desde la Quebrada del Toro, el cura párroco de Alfarcito, Walter Medina, contó a El Tribuno que la disposición abre el camino para que en todo el mundo participen las mujeres del ritual del lavado de pies, aunque de hecho ya lo hacen en muchos lugares, como en el caso de ese paraje del departamento Rosario de Lerma.
"Lo que sucede es que de acuerdo a la tradición del Misal Romano, en el Vaticano, hasta ahora se buscaba a varones para representar a los 12 apóstoles que acompañaron a Jesús. Esa tradición en muchos pueblos y ciudades se siguió al pie de la letra. Sin embargo, en algunos lugares se abría la participación a las mujeres. La novedad reside en los cambios en el Misal y que seguramente se imitará en todo el mundo", dijo el sacerdote.
Sandra Bravo VECINA DE CAMPO CASEROS "Me parece muy bien, porque permitirá a las mujeres vivir la Semana Santa más de cerca. Será una hermosa sensación".

El ritual

El lavado de pies se realiza en los templos católicos el Jueves Santo, cuatro días antes de Pascuas. Si bien algunas parroquias ya incluían a mujeres y niñas, la mayoría se había ceñido a los estrictos rituales de la liturgia siguiendo la tradición del Vaticano, particularmente en los países en desarrollo.
"El mensaje del Francisco va más allá de la ceremonia. Es una invitación al testimonio. Es un cambio en la perspectiva sobre la misión de todo cristiano, que en definitiva es la de ser un apóstol", dijo el padre Medina.
Desde su elección en 2013, Francisco incluyó a las mujeres en los rituales que presidió, un camino que emprendió cuando era arzobispo de Buenos Aires. Hasta ese año solo hombres o niños tenían permitido formalmente participar en el servicio en el que un sacerdote lava y besa los pies de 12 personas, para conmemorar el gesto de humildad de Jesús hacia sus apóstoles en la noche antes de la crucifixión.

Puerta Santa en Alfarcito

El comienzo del año jubilar está siempre marcado por la apertura de la Puerta Santa, por el Papa, en la basílica de San Pedro. Pero en este Jubileo de la Misericordia, Francisco dispuso que haya en cada diócesis una de estas puertas, para que todos puedan vivir ese paso jubilar.
En Salta, una de ellas se encuentra en la parroquia de Alfarcito, donde descansan los restos del padre Chifri Moroder. El cura párroco local, Walter Medina, contó que fue por decisión del Papa y constituye la puerta de acceso hacia un camino de encuentro con la Gracia divina.
La historia
El papa Martín V quien, en 1423, abrió por primera vez en la historia la Puerta Santa de la basílica de San Juan. Sus sucesores mantuvieron esta tradición. Antes del jubileo de 2000, se hizo costumbre que el Papa abriera la Puerta Santa de la basílica de San Pedro. Juan Pablo II realizaba él mismo la apertura y el cierre de cada una de esas puertas. La de la basílica de San Pedro siempre es la primera que se abre y la última que se cierra.



¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora