¿Cuáles son los secretos de la seducción?
¿Por qué ciertas personas nos gustan desde un primer momento y otras, por mucho que lo intenten, pasan sin pena ni gloria por nuestras vidas? ¿Qué es lo que hace que, conociendo a dos personas el mismo día, una nos caiga mejor que otra? ¿Por qué unas relaciones parecen evolucionar de forma natural y otras cuestan un poco más?
Existen trucos estudiados por la psicología del comportamiento para lograr acercarse a una persona en búsqueda de una amistad o una relación sentimental; pero que también funcionan para mejorar vínculos en la familia o ámbitos de estudio y trabajo.
Si deseás llamar la atención de alguien a quien querés gustarle, cuando estés hablando con él o ella intentá reproducir su lenguaje corporal, sus gestos y sus expresiones faciales.
En 1999, un equipo de investigadores de la Universidad de Nueva York documentaron el llamado efecto camaleón. Este ocurre cuando, inconscientemente, reproducimos el comportamiento de otra persona como si fuéramos mimos. Los resultados del experimento fueron concluyentes: en encuentros cara a cara con desconocidos -algunos de ellos en complicidad con los investigadores para copiar a su interlocutor-, los participantes demostraron una mayor propensión a declarar que su pareja había sido de su agrado cuando esta había imitado en cierto grado su propio comportamiento. También se puede probar con pasar más tiempo alrededor de esa persona. De acuerdo con diversos estudios acerca de la atracción interpersonal, cuanto más vista ha sido una persona por alguien, más agradable y simpática le parece. Según el efecto de la mera exposición, la gente tiende a desarrollar una preferencia impulsada únicamente por el hecho de que alguien le es familiar. Otra estrategia inteligente es elogiar al otro.
Cuando decís un cumplido, la gente instintivamente asocia los calificativos que usás para referirte a otra persona con tu propia personalidad. Si describís a alguien como genuino, amable y cálido, la gente tiende a asociarte con esas cualidades. A este efecto se le llama transferencia espontánea de rasgos. Pero cuidado: esa transferencia funciona también en el otro sentido. O sea, si hablás mal constantemente de alguien a sus espaldas, la gente de tu entorno empezará a asociar esas cualidades negativas contigo.
Las personas se sienten atraídas por gente que está de buen humor y la culpa es del contagio emocional.
De acuerdo con diversos estudios, la gente es capaz de sentir de una forma inconsciente las emociones de quienes lo rodean. Si tu estás de buen humor, contribuirás al buen humor de la gente con la que compartís tu entorno, de una manera casi involuntaria.
Hacerse amigo de los amigos de quien querés agradar es otra táctica buena para considerar. En sociología y en la teoría de redes sociales a esto se conoce como "cierre triádico". Eso significa que dos personas tienen más posibilidades de intimar si tienen un amigo en común. Si es amigo de tu amigo hay menos posibilidades de que ese desconocido sea un asesino en serie, piensa tu cerebro, y se lanza a conocer a esa persona.
No decir tantos cumplidos es igualmente una buena maniobra. Esto de mantener las medidas se relaciona con la llamada teoría de pérdidas y ganancias de la atracción interpersonal. Los comentarios positivos obrarán mayor impacto si los hacés solo ocasionalmente. Conclusión: a pesar de que pueda parecer contrario a la transferencia espontánea de rasgos, tratá de lisonjear a quienes te gustan con menor frecuencia. Así cuando lo hagas lo agradecerán aún más.
También hay que revelar los defectos de vez en cuando, pero solo a veces y si la otra persona sabe que eres competente. Se lo conoce como efecto pratfall -efecto "metedura de pata" o "caída intencional"- y se descubrió por primera vez con un sencillo experimento. El investigador Elliot Aronson pidió a estudiantes de sexo masculino que escucharan y evaluaran grabaciones de personas haciendo un quiz, es decir, una prueba de preguntas y respuestas. Cuando a la gente le fue bien en esa prueba, pero derramó su café -intencionalmente- al final de la entrevista, los estudiantes la calificaron más alto en simpatía que cuando hicieron bien la prueba y no volcaron su café o no hicieron bien la prueba y sí derramaron la bebida.

TESTIMONIOS

"Lo mejor es no forzar las cosas"
"Creo que no hay que buscar agradar a los demás. Hay que mantenerse en los márgenes de la cordialidad siempre, pero no forzar las cosas porque al final nunca resultan bien". Juana Vázquez JUBILADA
"Escuchar y poner voluntad mejoran todo"
"Trabajo de agradar a todo el mundo: publicistas, peluqueros, estilistas, comerciantes, diseñadores... para mí la clave es el respeto y saber escuchar antes de poner un no por delante". Juliana Suárez MODELO
"Poner la mejor cara que tengamos"
"El buen humor o el intento de no hacerle pagar al otro por nuestros problemas ayuda mucho. Todos nos cansamos de esa gente que llega al trabajo con la luna cambiada, por ejemplo". Mónica Serra EMPLEADA
La tolerancia hacerla rendir al máximo"
"Agradar a todos no es difícil, es imposible. Por ello entra a jugar la tolerancia por el otro, saber que hay que dejar pasar cosas porque no todos fuimos educados igual y pensamos distinto". Carla Heredia INGENIERA

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Osvaldo castro
Osvaldo castro · Hace 2 meses

Eso de los cumplidos ocasionales no funciona con las chicas extremadamente lindas. Ellas estan harta de que le hagan cumplido. Si uno le dice un cumplido, ella se va a decir para si misma: Uff otro mas. Hay que tratarlas como tratarías a tu hermana pequeña, haciendo esto va a pasar 2 cosas: ella va a ver que no es el premio y automaticamente paso yo a ser el premio y estas actuando de modo diferentes a los otros chicos que andan detras de ella.

El coman Zioli
El coman Zioli · Hace 2 meses

Imposible que no te guste la tremenda perra que pusieron en la foto (aplausos)

Se está leyendo ahora