Cinco días después de que un adolescente de 15 años fuera asesinado brutalmente en un colectivo y con un cúmulo de denuncias sobre sus hombros, la subcomisario Marcela Guanca fue relevada ayer como jefa de la dependencia del barrio Limache.
El reemplazo era un viejo reclamo de vecinos y de instituciones que representan a familiares y personal retirado de la Policía, que denunciaron abusos y malos tratos por parte de Guanca.
Suspensiones de policías sin causa, clausura de negocios sin motivos, rechazo a tomar una denuncia son algunos de las faltas que le atribuyen a la exjefa. "Hoy la casa vuelve a estar en orden y en democracia", expresó Rodolfo Serrano, titular de la Fundación Azul, complacido por el desplazamiento de Guanca.
El expolicía y dirigente remarcó que entre los últimos hechos está "el maltrato y abuso de la exjefa Guanca contra chicos de la policía infantil, denunciados por papás y mamás".
"Ahora pedimos que Asuntos Internos de la Policía siga con el trámite de las denuncias a la exsubcomisaria", dijo Serrano.

Cambio

Guanca fue reemplazada por la comisario inspector María Isabel Flores, quien asumió ayer cerca del mediodía en Limache. La nueva jefa sorteó un primer escollo en el barrio: se reunió con familiares del adolescente Mario Antonio Pérez, asesinado de dos puñaladas el sábado 27 en un colectivo 1A, vecinos y miembros de instituciones. Logró que suspendieran una marcha que iban a hacer ayer y les prometió recibirlos entre hoy y mañana.
Guanca fue enviada a la comisaría de San Lorenzo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...