Manejar un cochecito de bebés por las veredas de Salta es casi imposible, sin olvidar el dolor de espaldas y cintura que provoca. Algunos padres prefieres los portabebés pero algunos modelos no hacen más que generar moretones y una tremenda incomodidad tanto al recién nacido como a los pequeños que están a días de cumplir el año y todavía no controlan -con seguridad- la experiencia de caminar sin ayuda.
Jimena Soto es una joven mamá de 33 años. Tiene tres hijos, un nene de 9, una nena de 3 y una pequeña de 11 meses y 27 días. Desde que nació su segunda hija que vive la experiencia del porteo, la técnica de llevar a upa a sus bebés pero no con portabebés convencionales sino con aquellos que las mujeres usaban en la antigedad y que a la larga eran los más sanos, tanto para la madre como para el pequeño.
"Hace tres años que fabrico los portabebés. La técnica de porteo es milenaria aunque nosotros recién la estemos recuperando o conociendo recién ahora", le explicó Jimena a El Tribuno.
Jimena descubrió la existencia del porteo cuando comencé a investigar sobre la crianza con apego durante el embarazo de mi segundo bebé. "Quería que la crianza del bebé fuera diferente a como crié a mi primer hijo que ahora ya tiene 9 años", agregó la fabricante de varios modelos de portabebés.
Entre los beneficios de estos modelos antiguos está el desarrollo ergonómico. Esto significa que el portabebé se adapta al niño y no el niño al portabebé. Un bebé cuando nace tiene una forma redondeada, y es su posición natural porque es la postura que tuvo durante su gestación. "Con estos portabebés realizados en tela se logra que los pequeños mantengan esta postura y se sientan protegidos en el pecho de la madre. No es natural que los niños vayan derechos, mirando al mundo o colgando", explicó.
El tema del porteo no es solo el cambio de un portabebé tradicional por uno de tela ergonómica. "Este transportar del bebé lleva a compartir con el niño de otra manera y ese vínculo queda para toda la vida. Los chicos se desapegan a su tiempo y a su momento", resaltó Jimena.

Hay diferentes tipos de portabebés:
  • El fullar es una tela de 5 metros por 75 cm de ancho. Se puede usar desde el nacimiento hasta los 15 kilos del bebé, siempre que la tela sea rígida. En una tela elástica, lo recomendables es hasta los 12 kg del bebé. Va cruzado en la espalda y la cintura y evita el cansancio y dolor que se sienta al cargar el bebé por varias horas.
  • La bandolera es mucho más angosta con argollas de aluminio y de una sola pieza y seguras para soportar el peso del bebé. Va cruzada de un solo lado.
  • El pouch es como una bolsa que va por talle teniendo en cuenta el talle de la mamá.
  • El mei tai tiene el formato de una mochila y se usa a partir de los 5 meses cuando el bebé puede mantener erguida su cabeza.
  • Cada modelo se adapta a las necesidades y gustos, pero el objetivo es siempre el mismo: facilitar la crianza de los pequeños dándoles amor y seguridad.
porteo.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora