Las cámaras empresarias ligadas con la producción del tabaco en la Argentina aseguraron hoy que "la alta presión tributaria" que sufre el sector "es de cumplimiento imposible" y se quejaron por las tarifas del gas.

Señalaron además que la carga impositiva "se vio incrementada" en los últimos meses, alcanzando niveles que impiden que todo el sector productivo pueda cumplir con sus obligaciones ante el fisco.

A la vez, reclamaron que se normalice a la brevedad el envío de las partidas presupuestarias correspondientes al Fondo Especial del Tabaco (FET) y advirtieron que si vuelven a aumentar las cargas tributarias corren riesgo de perder el empleo unos 600 mil trabajadores.

Así lo advirtió Pedro Pascuttini, titular de la Cámara del Tabaco de Jujuy, quien pidió al Gobierno nacional "corregir" lo que se ha hecho en materia fiscal sobre esta industria.

"Y hay que hacerlo pronto, porque los tiempos legislativos o administrativos no son los agronómicos, ni los productivos, y acá se está hablando del 8% del producto bruto geográfico de Jujuy. De esto vive nuestro pueblo", advirtió.

Además, los referentes empresariales tabacaleros de Jujuy y Salta reclamaron que el Estado nacional tome en cuenta la situación que atraviesan frente a los aumentos de las tarifas de los servicios, especialmente de gas, durante el último año.

"Las tarifas de gas, un recurso vital para la industria tabacalera, tuvieron un incremento del 500 por ciento este año y así es muy difícil", dijo el presidente de la Cámara del Tabaco de Salta, Lucio Paz Posse.

Paz Posee expresó además que "las autoridades nacionales no terminan de entender lo que es el Fondo Especial del Tabaco y creo que gran parte de las dificultades que atraviesa el sector se deben a las demoras que hemos sufrido para recibir los giros de esas partidas".

Durante el Segundo Foro Nacional Tabacalero, realizado este martes en el porteño Hotel Savoy, las provincias con participación en la producción tabacalera argentina advirtieron que si el año próximo aumentaran nuevamente las cargas impositivas sobre el sector, esta industria que emplea a 600 mil personas en en el noroeste y noreste del país, "directamente va a desaparecer".

La señal de alerta fue lanzada por el ministro de Agro misionero, José Luis Garay, quien explicó que "si las condiciones de producción y rentabilidad del sector tabacalero cambian, si aumentan las cargas fiscales o si no se respeta el Fondo Especial del Tabaco, el sector directamente desaparece: sería un panorama devastador".

Al respecto, la senadora nacional por Jujuy, Silvia Giacoppo realizó en nombre de las siete provincias tabacaleras un pedido a las autoridades de Estado nacional: "Ellos tiene la gran responsabilidad de defender las economías regionales; son sus políticas fiscales las que van a determinar el desarrollo de la producción tabacalera".

Por su parte, el ministro de Industria correntino, Francisco Osella, lamentó el aumento de impuestos al sector que ya se implementó durante 2016, al que definió como "un sablazo": "Yo le advertí al ministro (Francisco) Cabrera que si se pegaba ese sablazo impositivo, íbamos a tener una merma en el consumo. Y eso fue lo que ocurrió. Se dejó de consumir, hubo una merma en la producción y empezaron a entrar cigarrillos de contrabando desde Paraguay o Brasil. Es un problema grave".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora