Héctor Lamas, un emprendedor turístico de la comunidad indígena de Hornaditas, se preocupaba cuando algún turista se bañaba más de una vez al día o preguntaba porqué no habían instalado el baño. El agua para su comunidad es un bien muy escaso. La única vertiente natural está 9 km por encima del poblado más grande.
Hornaditas está a 17 km al norte de Humahuaca, en Jujuy, a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar. Es una de las cinco comunidades que participa del Programa de Desarrollo de Turismo Sustentable y Solidario del NOA. Se puede conocer más en programatsnoa.org.ar.
Una vez detectada la necesidad de una red de agua para la comunidad, aprobaron en la asamblea traerla desde aquella vertiente. "Nosotros no teníamos los materiales necesarios para bajar el agua de ahí. El Estado local o provincial a veces cierra los ojos, así que había que buscar por otro lado", contó Mario Corimayo, segundo coordinador de la comunidad de Hornaditas, durante las 38ª Jornadas de EdC, que fueron el 22, 23 y 24 de septiembre en Salta. "Hemos recibido el aporte de los empresarios que quieren donar, a través de los hermanos (del programa) que llegaron a nuestra comunidad. Qué lindo que ustedes piensen en nosotros, en lo que nos hace falta", expresó. Aunque sin diplomas, él es un técnico experto en aguas. "Nosotros pusimos toda la mano de obra para hacer este trayecto desde la vertiente hasta el poblado, que son 9 km de manguera enterrados", comentó.
Pero la cámara que está en plena vertiente de captación de agua no está terminada. "Falta hacer las cañerías, taparlo y hacer una limpieza para que, cuando ingrese agua, sea pura para consumir. Nos preocupa terminar la obra", expresó Mario.
Aún necesitan unas 400 bolsas de cemento para instalar los tanques de agua y quieren crear un cercado perimetral alrededor de estos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora