Una gran preocupación hay en la comunidad de San José de Metán por la salud del denominado "niño de oro", Gástón Brito, de 13 años, quien tuvo que ser intervenido quirúrgicamente en la capital salteña.
Andrés Brito, padre de Gastón lamentó que en Metán le dieron un diagnóstico equivocado y la salud del pequeño se complicara. "En el hospital de Metán, lo estaban tratando por una supuesta sinusitis. Nos dijeron que la diarrea y el vómito que tenía era por los antibióticos y estuvo seis días internado. Después fue trasladado a Salta y lo operaron de peritonitis", comentó.
El pequeño, que se moviliza en silla de ruedas, es un orgullo salteño y se hizo conocido porque el año pasado ganó dos medallas de oro en los Juegos Nacionales Evita, en Mar del Plata, una en atletismo adaptado y la otra en lanzamiento de bala. "Gastón se está recuperando bien. Tuvo que ser operado por una peritonitis. Estaba muy delicado, por suerte ya le sacaron las sondas", dijo el padre. A pesar de la situación Gastón está de buen ánimo y pudo ver su Facebook en el que recibió gran cantidad de saludos, apoyo y fuerza de sus amigos y vecinos de San José de Metán. "Estamos muy agradecidos por el cariño de la gente de Metán", dijo Andrés Brito.
"Lamentamos esta situación porque estaba entusiasmado, ya había pasado la primera etapa de clasificación para los Juegos Evita de este año, pero no pudo participar de la siguiente por esta situación. Gastón esta un poco triste, pero la salud está primero. Su sueño es llegar a Japón", dijo su papá.

Un chico muy querido

El año pasado todo San José de Metán se solidarizó con el pequeño, ya ue se hicieron campañas para recaudar fondos para comprarle una silla de ruedas de competición, pero participó con la que tenía. El niño integró la delegación de 19 deportistas metanenses que viajaron a la ciudad de Mar del Plata para participar de las instancias nacionales de los Juegos Evita, que se realizan todos los años.
Las autoridades le habían conseguido una silla de ruedas prestada, pero finalmente el pequeño Gastón decidió utilizar la de semicompetición que tenía porque se sentía más cómodo con esa. Mientras tanto, los vecinos de todos los puntos de la ciudad de San José de Metán sigueron llevando adelante una gran campaña solidaria mediante la cual buscaban recolectar los fondos necesarios para comprarle a Gastón una silla de competición nueva. La historia de Gastón logró movilizar varios corazones solidarios. Antes de su partida a Mar del Plata, los vecinos de la ciudad de Metán mostraron su lado más humano con numerosos gestos solidarios con el pequeño. Gastón no camina desde que nació porque sufre una displasia de cadera, lo que lo obliga desde entonces a movilizarse en una silla de ruedas.
Luego la soñada silla de ruedas fue donada por la Fundación Hamburgo a través de sus aportantes, el Banco de Santiago del Estero, Tarjeta Sol y Hamburgo Seguros SA.
El gerente de la sucursal Salta del Banco de Santiago del Estero, Jorge Antonio Salguero y el jefe comercial de Tarjeta Sol, Pablo Milou, le entregaron a Gastón la silla de ruedas profesional, en su casa. "Vimos la noticia en El Tribuno y nos conmovió a todos por su gran capacidad deportiva, su valentía y fuerza de superación", dijo Salguero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora