El barrio Santa Lucía tiene un grave problema. Una zanja abierta en la calle 14, en el extremo sur del barrio, mantiene en vilo a los residentes. Se trata de un desagüe que cruza la calle, que en realidad se llama Santa Oliva, y que solo tiene un tramo de la alcantarilla original en condiciones.
Por el ancho de la calle, la reja tiene 4 tramos y hay dos que fueron armados de manera artesanal por un vecino con hierro de 12 pulgadas.
El resto fue taponado con ramas y varios troncos que sacaron de un terreno baldío cercano.
Lo que empeora la situación es que es una calle muy transitada por vehículos pesados.
Los camiones que circulan hacia un frigorífico de la zona, a una empresa que vende áridos y otras firmas, hacen que el flujo de vehículos pesados sea incesante y peligroso.
"Nosotros tenemos miedo por el paso de los camiones, pero no por los camiones. Como son grandes obligan a los autos, motocicletas y niños en bicicletas a pasar por el poco espacio que quedó en la alcantarilla. La semana pasada ya se afectó un automóvil que no vio la zanja y se quedó atrapado", dijo un vecino de la zona a El Tribuno.
El agua baja con fuerza desde Solís Pizarro arrastrando botellas, basura, animales y ramas. Todo eso desemboca en la alcantarilla que está llena de ramas y palos, lo que crea una laguna que se mantiene por un tiempo. Los vecinos tienen que salir a armar y desarmar la enorme advertencia cada vez que llueve.
Idas y vueltas
En una medida extrema, los vecinos cortaron la circulación con un retén más grande de ramas y árboles, pero los camioneros los quitaron del camino en menos de un día y todo volvió a la normalidad.
"Nosotros ya llamamos a la Municipalidad para que venga a resolver esto. Ahora esperamos que las nuevas autoridades que asumieron vengan a ver cómo está esta calle. Esperamos una solución urgente antes de que ocurra una tragedia", dijo uno de los vecinos que vive en frente de esa zanja no cubierta de modo adecuado. El mismo vecinos dijo que vive en el barrio desde hace 5 meses aproximadamente, y que desde antes que llegue ya estaba abierta, sin cuidado alguno, la zanja.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora