Los 575 preadjudicatarios de lotes de Pereyra Rozas que accedieron al plan de crédito hipotecario denominado Procrear aún no pueden disponer del dinero. La inflación les achica cada día más el poder adquisitivo del monto del préstamo y ven alejarse el sueño de la casa propia.
Todo comenzó en octubre con un convenio entre la Provincia, a través de la Unidad Coordinadora de Procrear, con el programa nacional Procrear.
El Gobierno provincial se había comprometió a vender 575 parcelas de unos 200 metros cuadrados en ese predio de la zona norte a los beneficiarios de los sorteos de Procrear para la línea de compra de terreno y construcción.
"En esa fecha nos dijeron que en abril de este año íbamos a poder disponer de los terrenos con los servicios y las matrículas individuales para que el Banco Hipotecario nos pudiera dar el dinero, pero hasta el día de hoy, pese a que algunos ya pagamos el terreno y otros lo empezaron a pagar, no hay novedades", dijeron varios beneficiarios a El Tribuno.
Detallaron, por otra parte, que "no hay obras hechas en el terreno; recién la semana pasada empezaron unos movimientos de máquinas para la apertura de calles, pero ya se interrumpieron; no hay agua, ni luz, ni cloacas. Tampoco tenemos matrícula individual porque la Provincia no la tramitó ante la Dirección de Inmuebles. Solo contamos con un documento similar al boleto de compra venta, pero general, sin ubicación de los lotes".
Los tiempos corren
Los beneficiarios remarcaron: "El problema que tenemos es que si las obras no se apresuran, a nosotros se nos cae el crédito. La mayoría presentó la carpeta en el Banco Hipotecario, pero para que esa entidad empiece a liberar el dinero necesita tener la matrícula individual y el lote con servicios. En resumen, nosotros no podemos empezar a construir porque la Provincia no hizo las obras básicas".
La reacción
La situación los aflige cada día un poco más. Por eso, se autoconvocaron y presentaron una nota al encargado de la unidad coordinadora de Procrear Salta, Rubén Fortuny, quien ya estaba al tanto de la situación.
"La semana pasada tuvimos una reunión con él para ponerlo en conocimiento de que el crédito no aumentó la tasa de construcción sino que actualizó sus precios. Así, la inflación nos come el crédito", puntualizaron. Y agregaron que, además, podrían perder el crédito hipotecario.
"Ante esta posibilidad, le propusimos a Fortuny que si perdemos el crédito por estas demoras, que nos permita construir en nuestro terreno con otro crédito, porque este es un convenio, nosotros solo podemos edificar con el crédito de Procrear. Si no resuelven rápido vamos a terminar construyendo una habitación de dos por dos", alertaron.
También le pidieron a Fortuny que hable con Procrear Nación para que les garanticen el otorgamiento del crédito y en las mismas condiciones en las que se inscribieron.
Los beneficiarios tienen otro asunto por resolver. Indicaron que "como pasaron varios meses, hay familias que aumentaron sus ingresos y ya no podrían estar en el programa Procrear, pero todo es por la demora en hacer las obras".
Días atrás, varias familias recibieron una nota de la Unidad Coordinadora en la que convocan a todos los que superan el límite máximo de ingreso familiar.
Habían presentado un pedido de excepción, pero, según dijeron, hasta no saben más nada
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora