Los vecinos de los barrios Los Pinares y Las Tunas están cansados de los constantes hechos delictivos que ocurren en la zona. Es por eso que en la noche del jueves último decidieron salir a cortar la ruta.
Sucede que la seguidilla de robos y hurtos violentos se dan a lo largo de toda la ruta provincial 26. Los barrios están ubicados detrás de la zona sudeste capitalina, a los que se accede por el denominado Camino a La Isla. Son urbanizaciones nuevas que están pasando el río Ancho, dentro ya de Cerrillos.
La situación es calificada por los vecinos como "crítica", ya que aseguran que no pueden salir ni a trabajar. Algunos chicos no pueden ir a las escuelas por la cantidad de asaltos a mano armada.
Todo se acentúa ante la falta de recursos de parte de la subcomisaría de la zona, según afirmaron los vecinos.
El desencadenante de la medida de cortar el tránsito vehicular en la ruta 26 fue un asalto violento que resultó indignante y humillante.
En la mañana del pasado jueves, a las 7 aproximadamente, un niño de 13 años salía para ir a su colegio cuando fu interceptado por dos desconocidos. De manera violenta uno de ellos lo abordó por delante con una arma blanca, que se la apoyó en el abdomen, y por detrás el segundo lo amenazaba con una piedra de gran tamaño. "Te voy a partir la nuca", le dijo mientras le robaron.
Así fue que los vecinos se indignaron y se conformaron en asamblea el mismo jueves en horas de la tarde.
Por medio de una votación se decidió el bloqueo de la autovía ante la falta de respuestas por parte de los funcionarios.
El corte comenzó a las 21, a la altura de Los Pinares, y se extendió hasta pasada la medianoche. En gran parte de ese tiempo la modalidad fue de un corte parcial en donde los vecinos mostraron a los conductores carteles con el pedido de más presencia policial por los robos violentos registrados en la zona.
La paradoja que experimentaron los vecinos fue que durante la manifestación se registró un gran despliegue policial. Carros de asalto y hasta la Infantería se movilizaron para frenar el accionar los vecinos.
"Yo no entiendo cómo es que cuando pedimos más presencia policial por los delincuentes no pueden venir. Ahora por una protesta de vecinos vienen con todo lo que tienen", dijo uno de los vecinos que tiene temor de publicar su nombre.

Se siente el peligro en toda la zona

En la ruta provincial 26 el peligro se puede sentir en la piel. Para los que pintan canas, hasta hace solo unos años el denominado Camino a La Isla atravesaba solo los moteles y luego el campo abierto.
Hoy es uno de los pocos accesos a una gran barriada del sudeste, entre los que se encuentran Solidaridad, Primera Junta, Democracia, entre otros, y a los nuevos agrupamientos urbanos de Cerrillos, Las Tunas, Los Crespones y Los Pinares.
El gran desarrollo de los barrios que se originó nunca tuvo un planeamiento urbano y es por eso que la ruta se transformó en un trampa.
La zona se convirtió en un corredor peligroso por la inseguridad delictiva, pero también por la falta de seguridad vial que aporta lo suyo.
Los vecinos ya están decididos a reclamar hasta las últimas consecuencias porque dicen que el problema de inseguridad afecta a toda la ruta provincial 26.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


RICO TIPO
RICO TIPO · Hace 1 mes

EL YUTO PARA LO UNICO QUE SIRVE ES PARA DROGARSE Y CHOREAR.

Jose Alberto Perez
Jose Alberto Perez · Hace 1 mes

yo por lo unico que voté a J.C. Romero era por saberlo el único capaz de transformar la ruta 26 como hizo con la paraguay, la ruta al aeropuerto, a San Lorenzo, etc. pues este gobierno de urtu jamás hizo una obra de envergadura .Circular por esa ruta actualmente, es un peligro humano y bien ganado tiene el rótulo de ruta de la muerte ¿Policía y MINISTERIO DE SEGURIDAD ? ¡¡¡¡¡ NO EXISTEN !!!!

tiziano  ferio
tiziano ferio · Hace 1 mes

la marginalidad al estilo de buenos aires de a poco se instala en todos los rincones del país

Se está leyendo ahora