El secuestro y la posterior liberación de un chico de 10 años que estuvo cautivo casi 36 horas en un hotel de Constitución, por el que su familia estaba por pagar 150.000 pesos de rescate, encendieron la preocupación del Gobierno sobre esta modalidad delictiva, que ya suma 104 casos en lo que va del año.
Después de la liberación del menor, que había sido secuestrado dos días antes en la villa Zavaleta, en el sur de la Capital, el jefe de la Policía Federal, comisario general Néstor Roncaglia, sostuvo: "Todo secuestro extorsivo es grave, pero cuando hay un menor de por medio es más grave aún. Estos hechos son cíclicos, aunque ahora hay más difusión y la gente los denuncia más. Lo que sí pasa es que estos casos causan conmoción social y mucha preocupación en la ciudadanía".
Una ola que golpea en el área metropolitana
La Capital y el conurbano bonaerense son el epicentro de los hechos; la mayoría, al voleo. En Temperley un escribano y su esposa fueron tomados cautivos el lunes, cuando regresaban a su casa después de cenar. Los liberaron tras un pago de $ 150.000
Belgrano: un comerciante de 26 años fue raptado el domingo cuando circulaba con su auto por Ugarte y Amenábar. Mientras sus captores negociaban el rescate, intentó escapar y le dispararon por la espalda, en San Martín
Lomas de Zamora: el 13 de este mes, el secretario de un juzgado de Familia fue víctima de un secuestro exprés cuando iba en su auto; lo liberaron en el partido de Lanús.
"Los secuestros son una de las peores metodologías hacia la gente. Estamos convencidos de que estamos llegando a los núcleos donde se están cometiendo estos delitos y vamos a lograr frenar esta cantidad de secuestros que ha habido. Estamos trabajando en conjunto con la provincia y con la ciudad de Buenos Aires en la parte preventiva", dijo ayer la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora