Las posibles consecuencias de la falta de yodo en el NOA y la existencia de establecimientos salineros de la región que no cumplirían correctamente con la obligación de agregar este componente en la sal fueron tema de análisis ayer, en un encuentro de especialistas que se realizó en los salones del Copaipa, organizado por el Centro Nacional de Investigaciones Nutricionales.
En una provincia con prevalencia de bocio, el encuentro contó con la presencia de importantes investigadores nacionales e internacionales como Eduardo Pretell, coordinador regional para América de IGN (Iodine Global Network); Ana María Higa Yamshiro, coordinadora de IGN para América del Sur y José Alvarado, experto internacional en el tema.
El yodo es indispensable para los seres humanos, ya que la glándula tiroides utiliza ese micronutriente como materia prima para producir las hormonas tiroideas, sin las cuales todos los procesos metabólicos, el crecimiento y el desarrollo se ven afectados.
Dentro de las consecuencias que tiene para la salud la falta de yodo está el crecimiento reactivo de la glándula tiroides, lo que comúnmente se conoce como bocio.
Los especialistas explicaron que la región norte del país es carente de yodo. Ni los alimentos ni el agua garantizan la cantidad de ese micromineral que el organismo necesita diariamente. Para suplir esta deficiencia, existe una ley nacional que obliga a agregar yodo a la sal. Según dijeron ayer, en el NOA todavía habría plantas productoras que no alcanzaron los niveles de yodación establecidos por la legislación.
Multas
Salud Pública y las autoridades sanitarias provinciales, según la ley nacional 17.259, deberían fiscalizar en sus respectivas jurisdicciones que se cumpla con la normativa.
Las empresas que no respeten la legislación pueden ser sancionadas con multas que pueden ir de 300 a 50.000 pesos y la clausura temporaria o definitiva, además del decomiso de los productos en infracción.
El taller que reunió en Salta a algunos de los principales especialistas en el tema contó con la asistencia de profesionales del hospital Oñativia, una de las instituciones especializadas que tiene la provincia destinada al estudio y atención de patologías tiroideas que se producen por la falta de yodo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora