El presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, recibió ayer el libro "Francesas: Autopsia de un doble asesinato". Bianney Mendoza, esposa del periodista y autor del trabajo, entregó la edición al magistrado luego de un curso de posgrado de Derecho Ambiental de la Universidad de Buenos Aires.
El periodista está convencido de que a cuatro años del crimen de Cassandre Bouvier y Houria Moumni la verdad está lejos de ser conocida. “Después de una larga instrucción y de un proceso de tres meses, la Provincia no puede vanagloriarse de haber rendido justicia a las víctimas y a las familias”, manifestó en conferencia de prensa unos meses atrás.
El autor de la investigación ha insistido en la necesidad de utilizar las huellas genéticas identificadas y aisladas en Francia, a partir de muestras recogidas en la Argentina, para realizar retratos-robot forenses que permitieran obtener una reconstrucción facial aproximada de los autores aún no identificados de los crímenes.
La posibilidad de realizar este estudio en el extranjero, sin participación ni autorización de las autoridades judiciales argentinas, ha causado un gran revuelo en Salta. El interés de la magistratura nacional sobre un caso irresuelto que compromete seriamente la responsabilidad internacional del Estado argentino, se suma a estos elementos que parecen inquietar a un sector de la sociedad salteña interesado en que la verdad no salga jamás a la luz.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora