Como cualquier sacerdote que visita reclusos, compartí cuatro días en el penal de Gral. Güemes, Salta, con los presos políticos, o prisioneros de guerra, en una especie de misión y retiro espiritual.
Entre misas, confesiones y caminatas, escuché testimonios tremendos de esos años de guerra sin cuartel.
Si salir a matarse, aún en defensa de lo que sea, siempre es un horror, por más que lo disimulen con vistosos uniformes, esa guerra, sucia de robos y crímenes, fue más horrible todavía.
Pero todos los pueblos agradecen y honran a los que tienen que enviar, inevitablemente, a matar y morir en su defensa.
Por eso me pregunto, el día después de este glorioso festejo del Bicentenario, ¿no sería lógico ver desfilar también a los héroes de la defensa de la Nación contra la guerrilla y el crimen organizado, y que los honráramos con nuestras banderas a su paso, como hicimos estos días, por fin, con los héroes de Malvinas?
Mientras tanto, y para que vean que no están solos ni olvidados, como se sentían hasta hace poco estos valientes veteranos, podríamos adelantarnos y desfilar nosotros, ciudadanos y vecinos, entre sus cárceles, para alentarlos y sostenerlos y aún ayudarlos con la comida, los remedios y los materiales para sus artesanías.
Como sabemos que, entre los de la sección llamada "de lesa humanidad", los hay sin juicio ni condena, esperamos que pronto, justo juicio mediante, muchos puedan volver a su casa a disfrutar de los nietos.
Y habiendo sobrevivido, no solo al atentado criminal en nuestras calles y al combate en montes impenetrables, sino también al cautiverio, reciban la honra y gratitud que les estamos debiendo".

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ernesto Ordoñez
Ernesto Ordoñez · Hace 2 meses

Los que estan presos, estan por delincuentes, no por heroes; salvo que algun estupido suponga que torturar, robar chicos o bienes, pasar por encima a las leyes de la nación sea un bien. En ese caso, habra que informar al estupido los delitos que cometieron esos presidiarios. Agradezca que no sufren el mismo destino que le dieron a sus victimas, ya que sus manos los convirtieron en victimas de los delitos ejercidos por quienes ahora disfrutan de los bienes de la justicia. Si se hubiera actuado con sus "amiguitos" igual que lo que sus "amiguitos" ejecutaron, ahora estaria buscando sus cadaveres explotados con dinamita o alguna de las barbaridades que sus "amiguitos" ejecutaron. ¿es usted uno de los estupidos que cree que uun delito justifica otro? No se bestia y eduquese, que la ignorancia no es ningun merito.

Se está leyendo ahora