Ediles de la ciudad de Orán piden la creación de un registro municipal de comercios y de servicios técnicos de telefonía celular para prevenir delitos cometidos con celulares robados y chips no identificables.
Se procura desarrollar un programa de seguimiento del delito vinculado a la comercialización de equipos de telefonía celular y sus componentes. El autor del proyecto es el edil Camilo Isaac.
El objetivo es la prevención de delitos que se cometen mediante el uso indebido de celulares y tarjetas SIM (chips) no identificables. La iniciativa prevé convenios de colaboración mutua con las empresas prestatarias del servicio de telefonía celular y prevé que la comercialización de las tarjetas SIM se realice en comercios habilitados por la comuna.
Los negocios deberán llevar un registro digital y un libro foliado y rubricado por la autoridad de aplicación, en donde se consignen todas las operaciones de compraventa de tarjetas SIM.
Los titulares de estos comercios deberán tener un detalle de existencia de tarjetas SIM que consigne datos de la empresa prestataria del servicio de telecomunicaciones, la empresa proveedora, número identificatorio de la tarjeta SIM, fecha de adquisición y todos los datos del comprador.
Los comercios y agencias de compraventa de equipos celulares y de reparación deberá llevar un libro foliado y rubricado en donde se consignen las operaciones de compraventa y reparación de aparatos.

Los delitos más comunes
Actualmente se puede adquirir las tarjetas SIM (módulo de identificación del suscriptor español) en cualquier comercio que no pertenezca al rubro de telefonía celular, como quioscos, polirrubros, librerías y almacenes.
"Tales comercios venden a granel chips y no se identifica a los usuarios, permitiendo el anonimato a los delincuentes", asegura el edil.
El cambio indefinido de estas tarjetas y consecuentemente de línea telefónica, sin identificación de usuarios, permite una variedad de modalidades delictivas, como la utilización de identidades falsas que se asocian a la estafa y al narcotráfico, entre otros.
Este mercado ilícito posibilita también "la ejecución de estafas prometiendo premios millonarios, cuyo único fin es engañar mediante artilugios diversos a los desprevenidos usuarios, obteniendo ganancias siderales. Al momento de intentar desarticular estas operaciones cuasi mafiosas, se amparan en las sombras de la clandestinidad, haciendo imposible, o casi imposible, poder revelar sus identidades, sirviéndose de la falta de legislación al respecto", dice el concejal.
Este proyecto pretende abordar la temática de manera integral.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora