Apenas corre la primera quincena de noviembre y el año cargado de procesos políticos y cambios, hizo que la mayoría de los salteños planifique con tiempo sus vacaciones. Muchos de los que eligieron pasar sus días de descanso en Salta marcaron como su destino favorito Cafayate. Así lo confirmó el presidente de la Cámara de Turismo de esa localidad, Pablo Kishimoto.
Kishimoto agregó que Cafayate se ha convertido en un destino elegido tanto para las familias salteñas como para las del norte argentino durante todo el año. El presidente de la Cámara le confió a El Tribuno que esta preferencia obliga a los operadores a generar una mayor oferta en sus servicios.
Pero, ¿qué lleva a los salteños a ir a Cafayate? Esta ciudad es conocida como "la tierra del sol y del buen vino". Y quien se toma vacaciones en el verano busca días de sol y espacios para disfrutarlos. Además, Cafayate es hoy un ícono importante dentro de la producción vitivinícola del país, con bodegas de renombre mundial. Estos espacios son también los elegidos por los salteños para visitar tanto museos como bodegas abiertas todo el año.
Kishimoto destacó que, además de las ofertas de hoteles de hasta cuatro estrellas con los que cuenta la ciudad, en el verano se suma la oferta de los camping municipales que permiten tanto la instalación de carpas como el alquiler de bungalows con baño privado y cocina.
Por otro lado, se tiene la oferta de cabañas y alojamientos familiares. "Con esta gran variedad, Cafayate es un destino para todos los públicos. En cuanto a las actividades se puede visitar museos, bodegas y practicar otras actividades que tienen que ver con la excursión campestre", detalló.
En cuanto a las reservas para esta temporada, Kishimoto aseguró que la gente está más precavida y eso se ve en las reservas que ya se tienen a esta altura del mes.
"Creo que el cambio de gobierno y la falta de previsión, en cuanto a lo que vendrá en lo que a economía se refiere, hizo que la gente hiciera sus reservas con más anticipación. Por eso, tanto diciembre como enero se perfilan con muy buenos índices. Por otro lado, esto permite a los operadores trabajar con más tranquilidad porque ya saben la cantidad de gente que tendrán con seguridad en esta temporada", destacó el presidente de la Cámara de Turismo de Cafayate.
Hay que recordar que el hecho de hacer reservas con anticipación también posibilita el acceso a mejores precios y promociones. Aquellos que ya hicieron sus reservas para enero, tendrán un precio congelado.
"Cafayate además ya planifica lo que será la Serenata, como todos los años", agregó Kishimoto.
Durante la Serenata de 2015, Cafayate realizó promociones que permitieron hacer una previsión de la cantidad de gente que asistiría al festival.

Los gastos, todo un tema
"Los gastos tienen que ver con las aspiraciones que tiene el viajante. Sin embargo, te puedo decir que se tiene hospedajes que van desde 200 pesos por persona y con una buena atención y en lugares muy lindos.
También está la opción de los camping que es para un turismo más económico", contó Kishimoto, de la Cámara de turismo local.
cuadro cafayate.jpg
La gente tiene precios para elegir alojamiento y comida
Se puede parar en hosterías, cabañas y en los camping. Cafayate tiene una gran oferta para todos los gustos y todos los bolsillos y algunos de estos precios son la muestra.
En una hostería familiar la habitación cuádruple por día puede tener un costo base de $1.200, aproximadamente.
Para los que buscan algo más económico, una de las opciones puede ser algunos de los tres camping municipales de la ciudad. Allí la entrada general tiene un costo $30 por día. En cuanto a la instalación de carpas, el precio es de $20; ingresar el auto tiene un costo de $30, también por día.
Si prefiere al más cómodo, puede optar por los bungalows que ronda el precio de $70 por personas y de $150 para dos.
Para la hora del almuerzo se puede optar por un menú regional, que en los locales alrededor de la plaza tiene un costo aproximado de entre $100 y $120 por persona.
A unos 400 metros del centro de Cafayate, también se puede disfrutar de comedores familiares, donde el precio de un almuerzo no supera las $115.
Además de las caminatas tranquilas por el pueblo y sus alrededores también se puede visitar el Museo del Vino. Allí, el costo del ingreso es de $10 para turistas nacionales y $30 para turistas extranjeros.
Las recorridas por las bodegas oscilan entre 50 y $80 y esto tiene que ver con la oferta de vinos de degustación.
En cuanto a los pasajes en colectivo, la única empresa que llega hasta Cafayate tiene por el momento una tarifa de $159.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora