Los bomberos voluntarios de El Galpón tuvieron recientemente su primera intervención en la que lograron sofocar un incendio de pastizales, en las inmediaciones del pueblo.
No tienen los elementos, equipamiento, indumentaria necesaria ni autobomba, pero sí muchas ganas de trabajar en bien de la comunidad.
El cuerpo, en formación, ya cuenta con 30 integrantes y personería jurídica. Se trata de un avance histórico, para cubrir una gran necesidad en la zona, para que puedan actuar en caso de incendios, inundaciones, accidentes, temblores y otras catástrofes.
"Estuvimos sofocando un incendio de pastizales con los pocos elementos que tenemos, por ahora. Los chicos mostraron muchas ganas y entusiasmo para apagar las llamas y nos sirvió de práctica conjunta esta primera intervención", dijo Eduardo Frías, el policía retirado, que es el jefe del cuartel 17 de Octubre.
El nombre recuerda el día en el que se produjo el temblor que destruyó parte de la localidad el año pasado.
Como aporte, el Gobierno de la provincia, a través de la Municipalidad, cedió un inmueble ubicado en la esquina de las calles Belgrano y San Martín de El Galpón, donde funcionará el cuartel de bomberos.
"Con la colaboración de los vecinos se ha comprado un tanque, pero necesitamos recaudar fondos para la compra de una motobomba y equipamiento, porque, por ejemplo, no contamos con botas", dijo Frías.
La necesidad de que El Galpón cuente con bomberos quedó evidenciada con el fuerte temblor, de 5,9 grados en la escala de Richter que el año pasado causó destrozos, heridos y una mujer fallecida. Por eso es que se conformó la asociación civil Bomberos Voluntarios.
"A un año del mal momento que hemos vivido en 2015 hemos tenido una gran satisfacción porque se nos hizo entrega de la personería jurídica, que es un importante avance porque ya tenemos una institución formal", dijo Frías.
"Tener bomberos era algo muy necesario en toda la zona porque este es un municipio grande con muchos parajes", destacó por último el jefe.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora