*

Prisión preventiva para el cura Rosa Torino
El cura Agustín Rosa Torino sufrió ayer otro revés en la Justicia. La jueza de Garantías 7, María Victoria Montoya Quiroga, ordenó la prisión preventiva para el sacerdote acusado de abuso sexual, quien permanece detenido en el penal de Villa Las Rosas.
La magistrada, que durante la feria judicial reemplaza a su par Ada Zunino, argumentó en su fallo que "existe una peligrosidad procesal que justifica la medida cautelar".
Sostuvo que el dictado del encarcelamiento preventivo se justifica porque la investigación en contra del religioso se encuentra en curso y aún están pendientes declaraciones de testigos en la causa, "que podrían resultar intimidados si el acusado recupera la libertad".
El fundador del Instituto Religioso Discípulos de Jesús de San Juan Bautista fue trasladado ayer hacía la Ciudad Judicial, donde le hicieron conocer la ampliación de la imputación en su contra, lo que surgió tras recientes testimoniales de un joven y una exmonja que pertenecían a esa congregación. Ambos aseguraron que también sufrieron abusos sexuales por parte de Rosa Torino.
Los testimonios se suman al de un exnovicio del Instituto, quien fue el primero en denunciar ante la Justicia que fue víctima de ataques sexuales por parte del cura en reiteradas oportunidades. Esa acusación estaba en manos de la fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual, Luján Sodero, desde diciembre de 2015 y luego de un informe del canal televisivo Todo Noticias, publicado un año después, el religioso fue imputado por "abuso sexual gravemente ultrajante agravado por su condición de ministro de culto".
Su detención se produjo el 21 de diciembre y permaneció en un clínica privada por una supuesta descompensación hasta el 27, cuando se lo trasladó a la unidad carcelaria de Villa Las Rosas.
Ayer, luego de escuchar los nuevos cargos en su contra, Rosa Torino manifestó que no prestará declaración y que hará un descargo por escrito. Igual medida adoptó en la primera imputación.
Los tres casos que se investigan son por "abuso sexual simple", como se denomina al delito cuando no implica acceso carnal.
De acuerdo a los testimonios de las supuestas víctimas, habría otros integrantes de la congregación que sufrieron los mismos ataques.
Los dos exnovicios también declararon que fueron abusados por otro cura del Instituto Discípulos de Jesús de San Juan Bautista, identificado como Nicolás Parma, quien no se encontraría en el país y aún no hay ninguna medida judicial en su contra.
Parma y Rosa Torino fueron suspendidos del ejercicio sacerdotal a partir de una investigación ordenada por el Vaticano, iniciada en agosto de 2015.




¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...