En una habitación, trece mujeres hacen números. Tienen que completar el último pago del préstamo para poder pedir otro. Tras el conteo final, y una vez que se ha juntado todo el dinero, se controlará y se hará el pago, cerrando el ciclo número 28 de este grupo, que hace 9 años se reunió por primera vez para pedir un microcrédito.
"Somos el segundo grupo que se formó en Jujuy", aseguran al unísono y con un inconfundible orgullo en la voz.
Ya cancelado el crédito, viene el tiempo de pedir otro. Unas pedirán 20.000 pesos, otras 12.000, otras 7.000... Y la oficial de crédito pide la aprobación de todas antes de autorizar cada pedido individual.
Luego, cada una usará el dinero para sus propios emprendimientos. La diferencia radica en que más allá de lo que cada una haga, si una no paga, las demás deberán responder por ella. Porque, en Pro Mujer, los préstamos están basados en la confianza y en la solidaridad. A través de este sistema, lo que se logra es que sean solidarias y garantes entre ellas mismas.
Rosario, Charo para sus conocidas, usará el dinero para un pequeño emprendimiento de mesas dulces o Cupcakes. "Es lo que se usa ahora en los cumpleaños infantiles", ilustra esta jujeña, que además de emprendedora es maestra y sigue en el grupo un poco para poder costear sus proyectos y otro poco por la costumbre. "Con el próximo préstamo me compro una batidora", agrega con una sonrisa.
A su lado, la señora Eva ya piensa en la cocina industrial para su negocio de comidas, que tiene como especialidad el picante de pollo.
Más allá, Alfonsina comenta que vende ropa y que lo primero que hace cuando tiene plata es "separar para la cuota". En tanto que, a pocos metros, María, cuenta que usa el dinero para ayudar a su marido, que tiene un grupo de cumbia. "Con la plata hacemos merchandising", asegura orgullosa, mientras muestra una remera que dice "Darío y la Banda Karabel".
Son todas mujeres en progreso que, casualmente, es el nombre que eligieron para su asociación comunal, porque en Pro Mujer cada grupo de mujeres debe elegir un nombre que las represente. Y nombrarse es una forma de reafirmar su identidad.
De empoderarse buscando su propio camino en una sociedad que muchas veces no les da una salida.
Y los nombres de los más de 500 grupos de mujeres que forman parte de Pro Mujer, en Argentina seguramente reflejan esta búsqueda: Mujeres luchadoras, Manos a la obra, Las Imbatibles, Fortaleza de Mujer, Pícaras Soñadoras, son algunos de cientos de ejemplos.

Diez años en Jujuy

Creado hace 26 años en Bolivia, Pro Mujer da servicio a más de 250.000 mujeres en cinco países de América Latina: Bolivia, Nicaragua, México, Perú y la Argentina.
En nuestro país lleva once años: Salta, la primera provincia donde se instaló, celebró su primera década en 2015. La organización también da servicios en Tucumán.
Este año le tocó a Jujuy y es por eso que en el Centro de Servicios Wayra Suyay, a metros de la plaza Belgrano, en el centro de San Salvador, muestra una agitación especial pues la fundación organizó "La Semana de las Luces", con ferias, sorteos y talleres con temas que van desde cómo armar un negocio en la web hasta conocer las herramientas jurídicas para víctimas de violencia de género.
Sin embargo, los talleres con más asistencia son aquellos relacionados con la salud: en la sala donde se da la charla sobre la prevención del cáncer de cuello de útero no cabe ni una mosca.
Y en esto se refleja otra de las preocupaciones de esta organización, la salud de sus socias.
"Una buena salud es fundamental para el éxito del emprendimiento", afirma Denise Ferreyra, gerente general de Pro Mujer en Argentina, y agrega: "Muchas de nuestras mujeres llegan por los créditos, pero se quedan por la salud".
Pro Mujer facilita el acceso a servicios de salud para las clientas, sus hijos y sus familias, ya sea a través de las clínicas dentro de las instalaciones o a través de contactos con médicos locales independientes y otros proveedores.
Las clientas tienen acceso a una variedad de servicios, incluyendo servicios ginecólogos, pediatras, dentistas, pruebas de detección para enfermedades crónicas y servicios de asesoramiento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora