La modelo y actriz Verónica Magdalena (35) denunció judicialmente a su ex pareja, el periodista Guillermo Pardini (49), alegando haber sido víctima de violencia de género en dos oportunidades. La Sala quinta de la Cámara Criminal y Correcional de Buenos Aires confirmó el procesamiento del panelista, tras lo cual la mujer acudió al programa El chimentero 3.0 de canal Magazine para dar su versión de los hechos (que detalló de manera minuciosa).

Magdalena relató que conoció a Pardini a partir de una grabación para Duro de Domar (el programa en el que el periodista trabajaba como panelista) y que entre ellos comenzó una relación clandestina porque él estaba casado.

Tras dejar a su esposa y mudarse con Magdalena, Pardini empezó a mostrarse como un hombre posesivo y violento, según el relato de la mujer. "Me pidió que cambie mi número, me preguntaba quién era tal persona, otro día se metió en mi cuenta de Facebook, vio una charla que yo había tenido con alguien del ambiente y me preguntó qué había pasado con él... Ahí se desató el primer episodio de violencia: me empezó a pegar, me pegó en el piso, me pateaba, me dio cachetadas y lo último que recuerdo, porque quedé en estado de shock y todavía no estoy bien, es que cuando me terminó de tirar en la bañadera me empezó a decir 'perdoname yo no soy eso, perdoname, perdoname, perdoname'', relató Magdalena.


Según ella, hubo un segundo episodio de violencia más grave en el qué Pardini la persiguió con un cuchillo, que la motivó a cortar la relación e ir a la Justicia. La relación terminó el 8 de octubre de 2015.

El comunicado de Pardini
Por su parte, Guillermo Pardini sólo se expresó a través de un comunicado argumentando que las acusaciones son falsas y que buscan solamente un beneficio económico.'Las acusaciones que me realizan son absolutas mentiras. Lamentablemente soy víctima de una denuncia armada con el solo fin de sacarme dinero desde el primer momento. Salen a presionarme a través de los medios aprovechándose de mi trabajo público. Entiendo que hay más gente que ha sido víctima con este tipo de sistema. Es vergonzoso que utilicen un tema tan sensible y profundo, con el único objetivo de tener un rédito económico, sin contemplar que hay una enorme cantidad de mujeres que sufren de violencia todos los días. Actualmente estoy trabajando con los abogados Maximiliano Rusconi, Gustavo Feldman y Martín Chasco, del estudio Rusconi y con el Dr David Grunberg del estudio Kirszenbaum, para probar que todo esto es una maniobra fraudulenta que no persigue justicia, sino dinero".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora