El juez federal Miguel Antonio Medina procesó sin prisión preventiva al exdirector del Instituto Federal de Varones del Complejo Penitenciario Federal III del NOA entre 2014 y 2015, Pablo Sebastián Matamala. Los cargos que se le imputan son por incumplimiento de los deberes de funcionario público y lo embargó por $150.000 por las autolesiones que se infligieron, al menos, 180 privados de la libertad en el penal ubicado en la localidad de Güemes.
El juez Medina consideró "evidente que muchas de las circunstancias que llevaron a los diferentes internos a autolesionarse tenían origen en la falta de respuesta por parte de aquellos que tenían la obligación de velar por su seguridad". La imputación había sido realizada en marzo del año pasado por el fiscal federal de Salta Eduardo José Villalba. El fiscal basó su requerimiento en un informe realizado por la psicóloga del Ministerio Publico Fiscal de la jurisdicción, Verónica Olguín Rufino, y en un estudio interdisciplinario realizado en 2014 por la Procuraduría de Violencia Institucional que indica que el Complejo Penitenciario Federal III del Noroeste Argentino presentaba la tasa más alta de personas encerradas que se autolesionan, en comparación con el resto de los complejos federales en el país.
A pesar de los argumentos utilizados por los penitenciarios, el juez hizo hincapié en los reclamos por parte de los internos alojados en el Complejo NOA III, muchos de ellos canalizados a través de hábeas corpus, en donde se hacía mención a la arbitrariedad en el manejo del horario de visitas, retrasando la entrada y reduciendo el tiempo de encuentro de los detenidos con sus seres queridos, la inflexibilidad en el control de la documentación de familiares procedentes de otras provincias o países, la falta de asistencia médica y los malos tratos, por mencionar algunos de los más frecuentes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora