La solidaria comunidad Pasionista Mateo Perdía de San José de Metán está celebrando 25 años de vida.
Su labor es muy conocida en el sur provincial, por el trabajo que realizan en la casa Carlos Mugica, en el barrio El Jardín.
El domingo pasado, en el Día de Trabajador se llevó a cabo una procesión en honor a San José Obrero, que partió de las calles Alem y Entre Ríos y recorrió las serranías en las que se encuentra el humilde barrio.
Bajo el lema "José, un varón trabajador solidario, fiel a sus convicciones" una importante cantidad de fieles participó de la celebración.
Además estuvieron presentes alumnos y docentes del colegio Santa Cruz, de Buenos Aires, que todos los años dejan su huella solidaria.
La casa Carlos Mugica se encuentra en el barrio El Jardín, en la zona oeste de la ciudad, en medio de las serranías. Allí residen familias muy humildes, por eso en la casa brindan apoyo escolar a los niños, comparten el desayuno y la merienda y además imparten catequesis y sacramentos como la primera comunión y la confirmación.
También desarrollan otras actividades como asesoramiento a pequeños emprendedores de la zona rural y urbana de Metán. La Casa Mugica está a cargo de Liliana Frías, Gustavo Ortiz, Mónica Moyano y Pamela Bella, quienes integran la comunidad pasionista Mateo Perdía.
Todos los años reciben la visita de alumnos y docentes del colegio Santa Cruz, quienes permanecen varios días compartiendo actividades en la zona. También aprovechan el tiempo para hacer mejoras en la casa y en las aulas.

Mugica

Carlos Mugica era un sacerdote y profesor argentino vinculado al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo y a las luchas populares de la Argentina de las décadas de 1960 y 1970. Su trabajo le valió un reconocimiento que traspasó las fronteras del tiempo.
El apostolado de Mugica se caracterizó por su "opción preferencial por los pobres". La mayor parte de su labor comunitaria tuvo lugar en la villa 31 de Retiro, donde fundó la parroquia Cristo Obrero.
Mugica murió asesinado a balazos, después de celebrar misa en la iglesia de San Francisco Solano, en villa Luro, el 11 de mayo de 1974.
Hoy su nombre es sinónimo de solidaridad con los más necesitados y la Casa Carlos Mugica es un fiel reflejo y homenaje a su obra.

El santo

San José Obrero, el carpintero de Nazaret, "que con su trabajo remedió las necesidades de María y de Jesús e inició al Hijo de Dios en los trabajos de los hombres", reza la historia. Por esta razón, en este día, se celebra la fiesta del trabajo.

Casa Mugica

Se encuentra en el barrio El Jardín. Ahí brindan apoyo escolar a los niños,
comparten el desayuno y la merienda y además imparten catequesis y sacramentos como la primera comunión y la confirmación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora