La imagen de San Francisco Solano recorrió ayer en procesión las calles para pedir protección y recordar el temblor que se produjo hace un año, en una jornada trágica que cambió la historia del pueblo de El Galpón, ubicado en el departamento de Metán.
Muchos dejaron caer lágrimas al recordar los difíciles momentos que vivieron ese 17 de octubre cuando a las 8.33 se produjo un sismo de 5.9 grados en la escala de Richter que destruyó viviendas, instituciones, la parroquia y una escuela y provocó heridos y la muerte de una vecina.
La fiesta patronal de El Galpón se celebra cada 24 de julio. Pero ayer se vivieron momentos muy emotivos cuando la imagen del santo partió desde un costado de la destruida parroquia San Francisco Solano y sonaron las campanas que colgaron en maderos.
Lo que quedó del templo está siendo demolido para la construcción de una nueva parroquia.
La procesión recorrió las calles de la localidad, que se repone de las secuelas del movimiento telúrico.
En la marcha los fieles se detuvieron frente a lo que fue la vivienda de doña Alberta Flores, una docente jubilada, de 94 años, muy conocida y querida en el pueblo, que murió durante el temblor, cuando se derrumbaron las paredes de su casa.
Allí el padre, Eduardo Pastrana, brindó un responso y recordó a la mujer.
"Con la imagen de nuestro patrono, San Francisco Solano estamos en este lugar donde aquel 17 de octubre el temblor que hemos sufrido en nuestro pueblo se llevó a una hermana muy querida, a una cristiana que ha servido mucho a la Iglesia", dijo el sacerdote.

Jornada solidaria

Durante la jornada de penitencia que organizaron la Iglesia, la Municipalidad, el hospital, la Policía, instituciones educativas e intermedias, se recaudaron fondos que serán destinados a los bomberos voluntarios en formación.
Se trata de 30 voluntarios, entre varones y mujeres, que ayer estuvieron realizando prácticas en la plaza principal del pueblo. El jefe del cuerpo es el policía retirado, Eduardo Frías.
La jornada especial también incluyó un estremecedor repique de campanas a las 8.33, durante 14 segundos, coincidiendo con el horario y la duración del temblor.
Por la mañana también hubo una oración ecuménica con la participación de pastores de iglesias evangélicas.
Ya por la noche, luego de la procesión, hubo una misa en la gruta de la Virgen de la Medalla Milagrosa, en el barrio Congreso. Los fieles recordaron que la imagen de esa Virgen giró y quedó mirando hacia el sector del epicentro durante el fuerte temblor del 17 de octubre del año pasado, por eso permanece en la misma posición.
"Hemos vivido esta jornada con mucha fe, esperanza y solidaridad. Seguiremos trabajando todos unidos para que nuestro pueblo se recupere completamente de lo que nos dejó el temblor y comience a crecer.
Tenemos muchos proyectos destinados a mejorar la calidad de vida de los habitantes de este municipio, que tuvieron que ser postergados debido a este fenómeno natural, pero estamos convencidos de que los vamos a concretar", dijo el intendente, Federico Sacca.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia