*

Profe: problemas para conseguir medicamentos
"Todavía no está disponible" , fue la respuesta que una vez más recibió Pablo en una de las farmacias que atienden afiliados del Profe (Programa Federal de Salud), cuando ayer fue a preguntar si había llegado el antipsicótico Olanzapina. Se trata de un medicamento de muy alto costo que este joven, como tantos otros, no puede dejar de tomar y, sin embargo, no siempre está disponible cuando la venta depende del Estado. Sobre este punto gira el reclamo enfático realizado a El Tribuno por Yolanda Agüero, la mamá del joven.
"En la farmacia donde nosotros compramos nos dijeron que el Olanzapina es un medicamento muy caro y que no lo comprarían hasta tanto el Profe (obra social de las personas que cobran pensión no contributiva o por discapacidad) salde una deuda que tiene con ellos como consecuencia del retraso de la Nación en girar los fondos", destacó, para luego añadir: "¿Cómo es posible que las cosas funcionen de esta manera, que si no nos quejamos nadie se mueve y, así y todo, siempre somos unos pocos los que reclamamos por lo que nos corresponde. Esto me llena de impotencia".
"A mí me da mucha impotencia esta situación porque afecta a gente que tiene recursos escasos y poca o nada capacidad de reclamar o quejarse por estas cosas", subrayó Yolanda. "Yo me las arreglo, tengo otras alternativas, pero hay muchos enfermos que no tienen esta posibilidad y esperan hasta morir, en algunos casos literalmente. ¿Adónde están los fondos que la Nación debe girar para cubrir estas necesidades?", continuó.
"En la misma farmacia me dijeron que hace dos o tres meses que no les pagan y que pensaban que al no entregar medicamentos, la gente se iba a quejar, iba a reaccionar", recordó con asombro la mujer.
El trámite
Días pasados, Pablo concurrió a su médico de cabecera, como lo hace regularmente. Con la receta en mano, el joven concurrió al Profe para autorizarla, recordó Yolanda, su mamá. El trámite con la receta médica en la obra social no tuvo inconveniente alguno. El problema surgió cuando fue a la farmacia a buscar los dos medicamentos que toma y no pudo llevarse ninguno. Yolanda recordó que esto ocurrió hace un mes, aproximadamente. "A la semana llegó uno -Clorazepam- que es el más común y que del otro no sabían cuándo podría llegar; que en ese momento solo disponían de anticonvulsivos", puntualizó Yolanda, quien destacó: "Hoy (por ayer) Pablo volvió a llamar a la farmacia y le respondieron que aún no hay disponibilidad del fármaco".
Favor de amiga
Hace un mes, cuando Yolanda supo que la farmacia no tenía el medicamento indispensable para su hijo, recurrió a una amiga. "Ella tiene un hijo que también toma Olanzapina y siempre tiene cajas de reserva; entonces muy generosamente me prestó unos comprimidos que son los que le resuelven el problema por estos días a Pablo", contó la preocupada madre.
"Pero no es esta la cuestión. Yo tengo que devolver cuanto antes esos remedios porque ellos también los necesitan. Pero, además, y sobre todo, la Nación debe ocuparse de que estas cosas no sucedan. Esto me fastidia mucho", puntualizó Yolanda.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...