"Prohibido el uso celulares" será la frase de los carteles que penderán de las paredes de las oficinas públicas de todo el país, si prospera en la Cámara de Diputados de la Nación un proyecto que impulsa esta medida.
La utilización de telefonía celular, tablets y dispositivos de audio, según los expertos, genera una gran distracción a los usuarios, lo que se traduce en una baja en la calidad de atención al público.
Día a día se multiplican las quejas por el elevado número de agentes de la repartición pública, que por hacer uso de los celulares en horario de trabajo dejan de atender a la gente generando demoras innecesarias y cometiendo errores que podrían evitarse, si se prestara la debida atención.
"Los trabajadores de las oficinas que prestan un servicio público buscan satisfacer las necesidades de los usuarios de forma transparente, eficiente y eficaz. Y el estar chateando todo el día perjudica dichos objetivos", señalan los partidarios de la medida.
Cuando los celulares se masificaron y servían sólo para hacer llamadas, la limitación de su uso en horarios laborales era una simple recomendación de los dueños de empresas y jefaturas de oficinas públicas. Luego la "cosa" comenzó a desmadrarse cuando aparecieron los mensajes de textos y las cámaras, y lo que antaño era un simple consejo se transformó rápidamente en una advertencia. Hoy las posibilidades de chatear todo el tiempo a través de whatsaap, de ver videos y televisión en los pequeños aparatitos resultaron un "shock" que golpeó de lleno a muchos trabajadores, dejándolos sumergidos en un mundo virtual que los hace descuidar sus obligaciones: la atención rápida, eficiente y eficaz.
En muchas empresas privadas, la prohibición ya se hizo sentir. Hoy un proyecto del diputado salteño Alfredo Olmedo da vueltas por la oficina del Congreso a la espera de ser tratado y obtener luz verde.
La prohibición ya rige en las áreas de Seguridad en Santiago del Estero, Buenos Aires, Córdoba, Catamarca, Salta y La Rioja. Entre los fundamentos se encuentra el déficit de atención que conlleva estar pendiente del "aparatito".

Opiniones: partidarios y detractores

"La eficiencia y la eficacia de un empleado no se mide por el uso del celular. Yo soy adicta al aparato y nunca recibí una queja" María, empleada de Rentas

"Yo una vez trabajé en un lugar donde se lo prohibía y lo único que se logró es que lo usaran a escondidas hasta los jefes" Daniela , docente universitaria

"Hay actividades que requieren concentración, como la atención al público y es molesto ver a los empleados chateando" Daniel Armando, estudiante

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...