Carlos López Sanabria asumió el 1 de marzo en la delegación salteña de Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación, en medio de un conflicto con los trabajadores que quedaron de la anterior gestión y con un evidente cambio en las políticas de implementación de acciones.
El funcionario nacional, un abogado de 40 años que trabajó como diplomático en Pakistán y Palestina, recibió a El Tribuno en las oficinas de la avenida Bicentenario al 900 para dialogar sobre el redireccionamiento en las concepciones para el trabajo con las comunidades campesinas e indígenas en Salta.
"Nuestro trabajo estará centrado en que las comunidades puedan lograr la producción y comercialización de la actividad que realizan. Tratamos de lograr un trabajo social con una visión integral, pero no empresaria", dijo López Sanabria.
Lo que entiende el funcionario es que el sector de la agricultura familiar tiene un enorme potencial, no solo en la provincia sino también en el país. Si bien no tiene un porcentaje definido, estima que más de la mitad de la producción del campo está en manos del pequeño campesino criollo y aborigen. Es por eso que quiere asegurar "las condiciones de producción de los pequeños campesinos para que mantengan una economía sustentable".
Se puede llegar a decir que el sector sobre el que le toca trabajar es aquel que mantiene la soberanía alimentaria.
Son aquellos que trabajan en los cordones de frutas y hortalizas que consume la población y no aquellos productores que exportan lo que rinden sus agronegocios.
"Tenemos en claro que debemos lograr una articulación del trabajo de los pequeños productores con los grandes, sin dejar de lado los medianos. Por eso hablamos de sistemas productivos. Por ejemplo debemos saber que Salta importa un 60 por ciento de la carne que consume. Bueno, en eso debemos trabajar para que ese porcentaje baje gracias al trabajo articulado de los pequeños campesinos con los grandes productores de carne", dijo.
En ese sentido amplió, dijo que trabajarán con los agricultores y con los ganaderos; aunque también dijo que las artesanías, el turismo comunitario, la madera, la pesca y el uso de los bosques formarán parte de su trabajo. En esta parte deberán articular con los pueblos originarios.
"Vamos a trabajar con el INAI (Instituto Nacional de Asuntos Indígenas) en algunos temas como titularizaciones, pero nuestro principal objetivo es la asistencia para hacer conocer los derechos de todas las partes; especialmente en el tema tierras. Porque si cada uno sabe cuál es la tierra que le pertenece vamos a mejorar el nivel de vida de todos, tanto de aborígenes como de criollos", definió.
Y con respecto a este aspecto dio otra definición que marca una diferencia con la anterior gestión.
"Nosotros tenemos un mandato político claro. Vamos a trabajar con todas las organizaciones sociales sin ningún tipo de banderías políticas. No hacemos política partidaria y los recursos que vengan los vamos a trabajar entre todos", dijo.
Actualmente la delegación Salta cuenta con 60 trabajadores. Es evidente López Sanabria conoce el territorio, sabe que tiene pocos vehículos, poca gente y que la extensión del terreno es muy grande.
"Estamos conversando con las dos universidades salteñas para firmar convenios de trabajo en extensión rural para aquellos estudiantes que estén avanzados o a punto de recibirse. Con la UNSa vamos a buscar a los chicos de las ciencias agrarias y a los de la Católica a los de las carreras de Veterinaria, Asistente Social y Derecho, para trabajar en el campo. Será no solo para darle un buen uso a los recursos naturales, sino también con todo lo que significa mejorar la calidad de vida de nuestros campesinos, indígenas y agricultores familiares de la provincia", concluyó.

Sobre los conflictos

Carlos López Sanabria también habló de los conflictos laborales que hubo en Agricultura Familiar. El 19 de abril último los trabajadores realizaron una feria frente a la delegación salteña denunciando "despidos". "Yo los convoqué y hablamos. Eran 4 que tenían un cargo político y como no coincidíamos prescindí de ellos", dijo.
Respecto de la denuncia por "violencia laboral" de una trabajadora, dijo que "lo que dice Liliana Medina no es verdad. Ella ya venía con un conflicto laboral con mi antecesora, Cristina Sanz, y es por eso que cuando asumí charlamos y la verdad es que no encontrábamos un lugar donde pueda trabajar. Buscamos que se adscriba en alguna cátedra de la UNSa, pero no se pudo. Es entonces que yo le propuse que realice un informe sobre sus actividades. En vez de hacer esa tarea me denunció por violencia laboral. Para colmo, el sueldo le vino con descuentos y me acusó. Los sueldos los liquida Nación y no yo. Luego vinieron de ATE SAF y dialogamos sobre una jubilación anticipada. No se logró nada y decidí prescindir de sus servicios", dijo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Piolin de Macramé
Piolin de Macramé · Hace 2 meses

Ya Macri lo dijo en la entrevista con Lanata: Se acaba la joda para muchos! En la conducción de organismos como este se necesita gente honesta, capacitada y con amplia visión, que sepa armar equipos de trabajos con técnicos que conozcan la temática específica del área de que se trate, como lo está haciendo este funcionario, y que esté alineada a la nueva idea de país que queremos tener: basta de populismos, basta de ñoquis, basta de facilismos y amiguismos. Trabajo serio, dedicado, inclusivo. Vamos Argentina!

Lucia Castro
Lucia Castro · Hace 2 meses

Hijo de empresarios del agro. Carrera diplomatica. ¿Que sabe este señor de los campesinos e indigenas?, ¿despolitiza la secretaria echando a una trabajadora que se animo a denunciar la violencia ejercida por la Cristina Sanz? ¿porque en lugar de echar laburantes victimas de violencia, no se fija en la anterior funcionaria que sigue gozando de buena posicion y cobra un sueldo bastante importante con categoria de funcionaria?

Se está leyendo ahora