En El Carril las transgresiones a distintas ordenanzas que alteren la convivencia social serán multadas, a través de un juez de Faltas, con onerosos pagos.
Ya lo anunció la Municipalidad, pero lo llamativo es que las sanciones se aplicarán a partir de las fotos, grabaciones y denuncias que realicen los propios vecinos.
La normativa comenzará a regir en mayo y el anuncio de la iniciativa cayó bien entre la mayoría de los carrileños, aunque muchos otros no la ven con buenos ojos porque consideran que pone a la gente en un rol de policía o de inspector municipal frente a sus pares.
Los argumentos para aplicar esta suerte de fotomultas vecinales buscan erradicar los malos hábitos de los pobladores transgresores, quienes serán sancionados cuando las fotografías o grabaciones de la misma comunidad permitan probar la contravención. Al mismo tiempo, los vecinos denunciantes serán recompensados con dinero en efectivo, con montos que oscilarán entre los $300 y los $500 por cada "fotomulta".
Las transgresiones abarcarán, entre otras faltas, arrojar basura en la calle y formar microbasurales, estropear el alumbrado público, pintar paredes en espacios no autorizados y estacionar vehículos en lugares prohibidos, además de aquellas que afecten a la seguridad o propicien focos infecciosos.
"En realidad, la mayor actividad de un juez de Faltas siempre está relacionada con contravenciones de tránsito. Nosotros vamos a ampliar sus facultades. No queremos que se inicie una caza de brujas contra algunos vecinos, sino que intentamos concientizar para que nos controlemos unos a otros y podamos mejorar nuestra propia calidad de vida", explicó a El Tribuno el intendente Esteban D'Andrea.
Apenas comience abril se iniciará una campaña entre los vecinos para evitar las infracciones de tránsito y toda otra contravención que altere la convivencia en el pueblo.
"Determinamos un monto de recompensa para quienes colaboren con la vigilancia en nuestra comunidad, para que no se cometan infracciones. Muchos llegan al municipio a reclamar que otros vecinos originan microbasurales o que destruyen a propósito el alumbrado público. Nosotros no podemos seguir a todos por los comentarios, sino que necesitamos pruebas", agregó el jefe comunal.

El sistema de fotos

Es sencillo. Se trata de retratar con un celular o cámara fotográfica el momento en el que alguien desaprensivo comete una transgresión.
La prueba será enviada en forma anónima o con identificación al juez de Faltas. Luego, se facilitará el descargo correspondiente al acusado una vez que la multa sea enviada con la boleta de la luz o la Tasa municipal. Concretada la sanción, el "fotomultero" será compensado de acuerdo al tenor de la falta o infracción.
Este tipo de atribuciones para un juez de Faltas no tiene antecedentes en la provincia y se ampliarán las sanciones relacionadas con el tránsito a aquellas que alteran la convivencia pacífica y ordenada de la población.
Según explicó D'Andrea, el vecino que reincida con las faltas verán obstaculizados algunos trámites en la Municipalidad, entre ellos la habilitación de un local comercial o la obtención de un carné de conductor.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia