Más de 300 personas llegaron ayer hasta las oficinas de Tierra y Hábitat en el primer día hábil de la semana para denunciar que entregaron a terceros los lotes que ellos ya tenían adjudicados. La protesta derivó en un corte de tránsito en la avenida San Martín.
Algunos estaban haciendo cola desde el martes, a las 22, para presentar sus reclamos, pero fueron pocos los que llegaron a ser atendidos.
Ayer a las 8 la fila arrancaba en la calle Santiago del Estero al 2200 y abarcaba más de una cuadra.
"Solo entregaron 50 números", dijeron algunas mujeres indignadas, teniendo en cuenta la gran cantidad de personas que quedaron sin ser atendidas.
A las 10 seguía creciendo el número de los que esperaban para entrar a expresar sus quejas y aumentaba el malestar.
Los vecinos denuncian graves problemas en la entrega de los lotes que están detrás de Parque La Vega y San Remo.
Según describen, cuando llegaron a los terrenos que les habían adjudicado, ya estaban ocupados por otra gente.
Uno de estos casos, de acuerdo con las denuncias, fue el de Silvina Suárez, quien tenía su lote adjudicado y llegaron varios hombres en una camioneta para desalojarla.
Muy pocos lograron entrar en las oficinas de Tierra y Hábitat para exponer su situación particular.
"Nos tomaron el número de carpeta, anotaron la queja y nos dijeron que iban a analizar el caso. Nos pidieron que llamenos el viernes. Es todo lo que hicieron. No sé para qué limitan el acceso", dijo Mariela Rodó.
La entrada a las oficinas se cercó con una muralla de policías, entre los que había efectivos de caballería. Cuando se cansaron de esperar, los vecinos se movilizaron hacia San Martín e Ituzaingó, donde cortaron el tránsito.
Baldes de agua
Los manifestantes relataron que, mientras esperaban para ser atendidos, les tiraron baldes de agua y bombas de estruendo desde los balcones del tercer piso del edificio donde se encuentran las oficinas de Tierra y Hábitat.
Los vecinos volvieron a realizar las mismas denuncias que hicieron días atrás en El Tribuno. "El que no tenía desde $25 mil hasta 40 mil no podía acceder a ningún lote. Todo se vendió, nada fue gratis. Los punteros que siguen trabajando para Diego Barreto decidían quién tenía el terreno y quién no. Yo tengo a mi mamá diabética y no puedo acceder, cuando dijeron que habría prioridad para los casos especiales", dijo cansado Claudio Mamaní, que actualmente vive tan pegado al río Arenales que se inunda cada vez que llueve.
Dos casos:
Mabel de la Fuente: "Yo tenía mi terreno adjudicado en 2013 y no me lo dieron porque es un espacio verde".
Mariela Rodó: "Yo pido un lote para mi familia y mis 6 hermanos desde 2001. Es vergonzosa la adjudicación".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

A una semana de las elecciones legislativas, ¿ya tenés decidido tu voto?

Si, estoy seguro
Si, pero tengo dudas
No se a quién votar
ver resultados

Importante ahora

cargando...