Visto desde Occidente, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, parece estar relegado diplomáticamente, pero el poder aéreo de Rusia también cambió la suerte del gobierno de Siria.
¿Será el momento en el que las intenciones reales de Rusia queden claras para Occidente?
De lo que estamos hablando ahora es de realpolitik. Y aquí Moscú ha dado a Occidente una lección.
Para Occidente no hay una solución militar en Siria; Moscú difiere. Tomó partido por una parte militarmente creíble en el sentido de que tenía mucho que perder en caso de derrota.
Esa parte tenía aliados razonablemente efectivos como los combatientes de Hezbolá y varias milicias reclutadas por Irán y guiadas por comandantes iraníes.
Y la misma Rusia suministró suficientes recursos como para marcar la diferencia. Al hacerlo, envió a su fuerza aérea contra los rebeldes apoyados por Turquía, los países árabes del Golfo Pérsico y Occidente. Y está ganando.
Es el contraste con el enfoque de Occidente, lleno de contradicciones. Occidente respalda las llamadas milicias moderadas, ¿pero quiénes son realmente esos moderados? Muchos están siendo forzados a aliarse con grupos cercanos a Al Qaeda.
Sí, Washington y Al Qaeda están objetivamente en el mismo bando: contradicción número uno.
Por supuesto que Occidente está ahí para combatir al autodenominado Estado Islámico (EI). ¿Pero es éste el objetivo primordial de aliados como Arabia Saudita y Turquía?
No, su principal meta es asegurarse sus intereses en Siria.
EI es su enemigo, pero de alguna manera es uno secundario: contradicción número dos.
Los más efectivos aliados de Occidente en el terreno son los combatientes kurdos. Pero los turcos los ven como una amenaza y el nacimiento de una entidad kurda es vista como una pesadilla que hay que evitar a toda costa: contradicción número tres.
Se dice que la ventaja que tiene respecto a Occidente es que no tiene que preocuparse de la opinión pública.
¿Que opciones tiene Occidente?
Putin ha demostrado que Rusia sigue siendo una potencia con la que hay que contar en Medio Oriente, en un momento en el que Estados Unidos se caracteriza por su indecisión.
Ha demostrado también que Rusia tiene una limitada pero aún impresionante capacidad militar.
Putin sabe lo que quiere pero ¿puede realmente el presidente comportarse como un personaje de la época sovié tica?

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora