El presidente ruso Vladimir Putin condenó ayer el lanzamiento de un cohete de largo alcance por parte de Corea del Norte, diciendo que era es un duro golpe a la seguridad regional, incluida la de los norcoreanos.
"Es obvio que semejantes acciones agudizan seriamente la situación en la península de Corea y en Asia Oriental y del Norte en general, y perjudican la seguridad de los países de la región, en primer lugar la de Corea del Norte", afirmó un comunicado firmado por el mandatario.
"Constatamos que Pyongyang hizo caso omiso a los llamamientos de la comunidad internacional y volvió a cometer una violación flagrante de las normas del derecho internacional. Esta acción puede acarrear serios problemas al mundo entero".
"Recomendamos urgentemente a la dirección norcoreana que se pregunte si la política que consiste en oponerse a la comunidad internacional sirve al interés del país", agregó el comunicado ruso.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora