La iluminación es un elemento muy importante en la casa, tanto en lo estético como en la funcionalidad que tendrá cada ambiente. Para eso, es importante pensar bien qué luminarias comprar y dónde irán ubicadas
El traspié más frecuente a la hora iluminar un ambiente es optar por una luminaria sin tener en cuenta el espacio en el que se la ubicará. Muchas veces compramos lámparas guiándonos únicamente por el gusto, sin investigar qué tipo de luz dan, si nos encandilarán, si van a dar suficiente iluminación o si ésta condice con las actividades a desarrollarse en ese espacio. Por ejemplo, actualmente, en las habitaciones nos inclinamos por luces más cálidas, hasta tenues para buscar allí la relajación. En cambio, en un escritorio será necesaria una iluminación más clara, que nos permita concentrarnos y estar en los detalles.
Una opción para no caer en estos deslices es tener distintas fuentes de luz para así poder crear diferentes climas según el momento del día, los estados de ánimo de los habitantes del hogar y de las actividades que estén haciendo.
En todos los ambientes, lo más funcional es mezclar una iluminación que parta del techo con lámparas que ayuden a crear distintos climas. Esto es porque la luz debe acompañar las distintas actividades de los habitantes de la casa.
Por todo esto, a la hora de aconsejar qué tipo de lámparas comprar, creo que una buena inversión es aquella que conjuga dos cualidades: estética y funcionalidad. Así, la pieza tendrá un alto contenido de diseño y personalidad, y a la vez sumará al facilitar las acciones que se desarrollen en esa habitación. Para esto hay que tener en cuenta las necesidades que nos propone el espacio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Comentá esta noticia