La vida de los vecinos en el asentamiento Gauchito Gil sigue en el olvido. Cada vez que se desata una tormenta, las calles se inundan y se produce un anegamiento por doquier. En ese lugar de la zona sudeste de la ciudad viven alrededor de 300 familias.
El lugar cuenta con aproximadamente 17 manzanas, que las temporadas de lluvias convierten en intransitables los caminos sin pavimentan. Quizás sean las calles, entre las manzanas 11 y 10, 8 y 9, y la manzana A, por donde pasa un canal, las más afectadas por las lluvias.
El asentamiento se formó en 2009 en una depresión originada por las ladrilleras. Desde las primeras precipitaciones del 2010 comenzaron los problemas, que continuaron en febrero y marzo.
Desde esos tiempos el exintendente Miguel Isa y el gobernador Juan Manuel Urtubey les habían prometido la demarcación de las calles. Sin embargo hoy allí solo tienen el suministro de energía eléctrica.
Excluidos
"Pavimentaron todo el barrio Solidaridad, pero a nosotros nos excluyeron. Entonces toda el agua baja con fuerza hacia Gauchito Gil y nos inunda siempre", dijo un reconocido carnicero de la manzana A.
A media cuadra de su casa está la calle zanja, que está tapada de yuyales y basura.
Cuando llueve tienen todo en contra. Nunca les trazaron las calles arcillosas, entonces no pueden salir de las casas porque ni las motos circulan. Tampoco los vecinos pueden ser atendidos como deberían en una emergencia médica ya que se complica el ingreso de las ambulancias. Tal complicación dificulta también que circulen durante el anegamiento los móviles de la Policía de la Provincia.
Hasta una persona que debe ir a trabajar al centro tiene dificultades. Por el barrio no ingresa el corredor 7C y hay que caminar varias cuadras para la parada más cercana. En medio del barrio eso es imposible.
Los vecinos ya están preparando petitorios para el nuevo intendente, Gustavo Sáenz, para renovar los pedidos de los servicios esenciales para el asentamiento. Pero, por sobre todo, piden que las calles sean calles y no senderos de barro y olvido.
Titularización
A pesar de que los terrenos fueron declarados inhabitables por la Provincia, la administración Isa se encargó de prometer las titularizaciones de los lotes.
Eso nunca se hizo a pesar de las promesas para levantar los cortes de rutas que se realizaban a manera de protesta en esos años.
Los vecinos lo único que tienen es luz. Para el agua, aseguran, se provén de mangueras conectadas a otras zonas de la ciudad.
En esa vulnerables realidad, la inseguridad está a la orden del día. Allí abundan los reclamos por robos, especialmente de medidores de luz. Cuando se los llevan, demoran bastante tiempo para restituirlos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora