El 2016 será un año de cambios: cualquiera sea el resultado del balotaje, el país tendrá un nuevo presidente que por primera vez en más de una década no tendrá el apellido Kirchner, mientras que, ganen o pierdan, los candidatos que se enfrentarán en las urnas necesariamente tendrán una ocupación diferente a partir del 10 de diciembre. Mientras el debate entre "cambio" y "continuidad" se apodera de todo, Infobae dejó de lado por un momento las cuestionadas encuestas para, sobre la base de fuentes alternativas, intentar vislumbrar qué destino les espera a Daniel Scioli, a Mauricio Macri y a la Argentina. El ya tradicional Horóscopo chino 2016, de Ludovica Squirru, ofrece algunas pistas sobre cómo será el futuro durante el "año del Mono de Fuego", que se inicia el 8 de febrero, en el que el país podría "seguir metido en un chiquero o columpiarse entre lianas sin saber a dónde va".
HOROSCOPO1.jpg
Las predicciones para Daniel Scioli
Nacido el 13 de enero de 1957, el candidato a presidente por el Frente para la Victoria es un "Mono de Fuego" en el horóscopo chino, por lo que transitará "su propio año", en el que además cumplirá los 60 el año chino se extiende hasta el 27 de enero de 2017. Durante el Año de la Cabra de Madera, tuvo que dedicarse a apagar incendios más que hacer propuestas. Ahora, vienen tiempos para "reorganizarse en la palmera", porque será un año difícil: el hecho de que sea el Año del Mono de Fuego, no sólo no le hará las cosas más sencillas a Scioli, sino que deberá "pagar un peaje kármico". Es decir, sentirá en carne propia los impactos de sus acciones previas. El gobernador bonaerense debería, según Ludovica Squirru, comenzar "desde este instante con las tareas preventivas de alineación y balanceo".
También será un año de instrospección, un tiempo de "reformulación existencial", en el que además tendrá que preparar "una lista de deudas pendientes y promesas no cumplidas" y "pedir perdón".
Como mono que es, Scioli está "acostumbrado a saltar por las lianas", pero en 2016 deberá ser más cauto y estar atento a evitar "cáscaras de banana y flechas envenenadas" que lo acecharán todo el tiempo, adonde sea que vaya. Así, deberá "no confiar ni en su sombra" pues "habrá una legión de adversarios que estarán esperándolo para ver su caída, derrota o fuga en un Airbus último modelo".
Ante tanta adversidad, Squirru recomienda disciplina en la dieta y el ejercicio algo de lo que Scioli suele jactarse, pero también "practicar el tao del amor y del sexo con su pareja" para "sentirse feliz y estimulado".
Habrá para Scioli viajes que "lo alejarán años luz de su casa, su país" y "pasará por las cuatro estaciones: de la euforia a la depresión, de la ira a la compasión, de la alegría a la tristeza". Estará bajo todas las miradas, con los reflectores apuntándolo, y "será su responsabilidad terminar victorioso o salir en una camilla de paramédico". La primera mitad del año será "una hecatombe": el año de la cabra "lo dejará exhausto" y deberá estar atento a no perderse en lo urgente. En febrero, el año "comenzará con el caos" y "se sentirá con impulsos destructivos", para lo que Squirru recomienda meditación y deporte.
En marzo tendrá que aprender a cuidarse solo: "No es un mes para aprender a andar en moto o tragar sables: es decir, dejar los riesgos de lado". Para agosto, mejorará su salud, sobre todo si, como el gobernador, arrastran una dolencia previa. Para septiembre, deberá hacer "una limpieza profunda de todo lo que lo rodea", para lo cual la astróloga recomienda "desapego". Octubre será un mes para hacer catarsis "gritando en una montaña rusa o algo así", y en noviembre deberá evitar cualquier actividad que requiera su protagonismo.
HOROSCOPO2.jpg
Las predicciones para Mauricio Macri
Nacido el 8 de febrero de 1959, el candidato presidencial de Cambiemos es "Chancho de Tierra" en el horóscopo chino. Macri viene de un año venturoso: la cabra y el chancho tienen una afinidad total, y noviembre además es el mes chancho, por lo que está "bien aspectado", sumado al hecho de que es un signo beneficiado por las "convergencias astrológicas" desde el inicio.
Macri termina el Año de la Cabra, que le trajo "oportunidades, buena suerte y mucha energía", y comienza el Año del Mono de Fuego "con los botines de punta". Sin embargo, deberá estar "muy atento frente a lo que le va a pasar". El año de la cabra "no sólo lo pulió, esquilmó, fortaleció", sino que conectó a Macri "con su esencia tapada por spam, lodo, miedos, culpas, rencores y nuevas responsabilidades". Ahora, la energía del nuevo año "le produce electricidad, como el trueno y el rayo".
Los cambios que Macri fue imaginando ya tocan su puerta: "Remontará el barrilete con sentido del humor, glamour y eficacia" a la vez que "soltará amarras con el pasado". A partir de febrero, el jefe de Gobierno porteño "tendrá que manejar con toda la inteligencia y la astucia que pueda", y "deberá ser menos cándido a la hora de analizar a la gente". También necesitará mantenerse actualizado en todo.
Julio será el mejor mes de Macri: "Es una oportunidad que le da el Tao para ver si ha logrado los objetivos propuestos al principio del año".
Durante todo el año, deberá esta "despierto durante todo el día" y no bajar la guardia "frente a las cáscaras de banana que caerán de la palmera". Macri se mudará y viajará por trabajo "hacia lugares desconocidos", al mismo tiempo que tendrá todo tipo de nuevas relaciones.
Como chancho que es, Macri "puede visualizar todas las cosas que tiene que resolver en su vida, empezando por él", para terminar el año "sin ser comido".
HOROSCOPO.jpg
Las predicciones para la Argentina
El país viene de años en los que "la improvisación, la tragicómica sucesión de acontecimientos de los que somos víctimas y victimarios, nos saca del TAO (camino) desde lo esencial hasta lo virtual". Squirru sostiene que "se ha roto, cortado, bloqueado el CHI (la energía) que es el manantial para que el agua llegue al tanque, y podamos tener la capacidad para vivir en un mundo ficticio que, en vez de facilitarnos el día a día, lo atora, acorrala, empantana con palabras vacuas, flechas envenenadas, gritos mudos, atropellos físicos entre el salir a la calle y retornar a algún lugar (casa, trabajo, templo) con los siete cuerpos en alineación y balanceo, o sea, íntegros".
Para Squirru, hemos llegado a esta situación porque lo hemos permitido: "De lo más ínfimo: una agresión verbal, una demanda injusta con amenazas de la AFIP".
También, "se cayeron a pedazos las ilusiones, los ídolos, las promesas: ¡¡¡AL FIN!!!. El bastón de mando presidencial nos pertenece por elección de "quienes son tus dioses en el cuarto oscuro" y, antes y después de ese momento de soledad único e irrepetible donde empieza el "trabajo en lo echado a perder", que tantas veces "se presentó en una elección patria'" sostiene la astróloga.
Sin embargo, más allá del duro diagnóstico, Squirru cree que "el inconsciente colectivo actuará para despertarnos de un intenso letargo. Existen fuerzas que hace un tiempo han expresado que no comulgan con la bipolaridad de los extremos", sostiene, y predice que "la Argentina se organizará regionalmente, tendrá vida interior, recuperará sus culturas regionales con su propio intercambio y medios de transporte y aparecerán como en la antigüedad personas con virtudes cultivadas que demuestren su capacidad para guiar el rebaño".
Durante 2016, entonces, "el entusiasmo renacerá" porque el "Mono de Fuego es un gran inspirador y transformador de los cambios". Por ello, será un año ideal para "animarse a reformular la educación primaria, secundaria y terciaria".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia