*

Quedó discapacitado al recibir 5.200 voltios en su cuerpo tras salvar a dos niñas
Cuando Cristian Pereyra regresaba a su casa de Florencio Varela tras un agitado día de trabajo, intentó proteger a dos niñas que jugaban en la calle, muy cerca de un transformador eléctrico que había explotado la noche anterior y cuyos cables estaban colgando a centímetros del piso siendo riesgosos para la integridad de las menores.
Con un palo de escoba intentó correr los cables, ocultos entre pastizales de la vereda, para colocarlos lejos del alcance de los niños del barrio. Confiado en su conocimientos de electricidad, oficio con el que mantenía a sus cuatro hijos y su esposa, llevó a cabo la buena acción que lo dejaría incapacitado de por vida. Una descarga de 5200 voltios sobre su cuerpo lo hizo volar por los aires y lo dejó al borde de la muerte, pero los médicos del Hospital El Cruce (Florencio Varela) permitieron que sobreviva.
Tras dos meses internado, en los que fue sometido a cuatro cirugías, dos de alto riesgo, Cristian perdió su brazo derecho y casi la totalidad de su visión. Debieron reconstruirle el rostro y parte del cráneo, también necesitará una rehabilitación para recuperar la movilidad de sus piernas.
Embed
Pese a ser un joven de 31 años ya no puede volver a trabajar y, ahora, que ya recibió el alta médica, su esposa lanzó un desesperado pedido de ayuda a la comunidad. "Cristian era el sostén de nuestra familia. Ahora me toca trabajar a mí, ya mandé muchos curriculum pero hasta ahora no tuve suerte", manifestó Lorena Riquelme a Diario Popular.
"Con mucho esfuerzo compramos un terreno y habíamos comenzado a construir nuestra casa de material en el fondo. Actualmente vivimos en una casilla que no está acondicionada para Cris. Dormimos los seis (matrimonio e hijos) en una misma pieza. Necesitamos que nos den una mano con materiales, para poder terminar la casa", exclamó.
CRISTIAN1.jpg


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...