*

Quejas por el cobro de la fumigación a vehículos en la ruta
Por medio de un convenio realizado entre la Municipalidad General Güemes y la empresa Coagro, desde principios de año se instaló un puesto de fumigación a la vera de la ruta nacional 34.
De acuerdo a la propuesta de la empresa de fumigación, todos los vehículos incluyendo camiones, serían fumigados con citromicina en su parte exterior, es decir ruedas, radiadores y paragolpes.
La propuesta de la empresa se basa en que los mosquitos pueden adherirse a los automóviles en estos lugares y así en forma involuntaria, trasladarse de una provincia a otra.
"Si queremos combatir al dengue, debemos atacar en varios frentes y este es uno de ellos. Además de la fumigación de los domicilios, plazas o baldíos, también debemos tener en cuenta el traslado vehicular", expresó Marcelo Cucciaro, propietario de la empresa.
El cobro por vehículo fumigado es de 5 pesos para autos y 10 para camiones, aunque resaltan que se trata de un cobro voluntario, pero que la fumigación debería ser obligatoria para estar seguros de que no ingresarán mosquitos importados.
El primer puesto de fumigación se instaló cerca del control policial del río Las Pavas, en el límite con la provincia de Jujuy. Pero tuvieron que reubicarlo, debido a que entorpecían el trabajo del personal policial. En los cinco o seis días que estuvieron realizando la tarea de fumigación, no gozaron de la simpatía de los ocasionales transeúntes muchos de los cuales elevaron sus quejas al municipio. La principal razón es porque consideran que se trata de una acción inútil contra el dengue y que solo es una maniobra casi compulsiva para obtener dinero.
Por un buen tiempo las fumigaciones fueron suspendidas, pero desde principios de esta semana las mismas regresaron, esta vez en un lugar ubicado mucho más cerca de la ciudad.
"Todo está en regla. Cuando la Municipalidad nos envió el contrato tenía todos los permisos, pero vemos que la comunidad no está de acuerdo con esta situación, por lo que vamos a rever todo lo actuado", manifestó el presidente del Concejo Deliberante, Mario Abraham.
Cuando las críticas se volvieron a hacer sentir, la intendenta Alejandra Fernández dijo no estar al tanto de la reanudación de las tareas. Igual respuesta dieron las autoridades del Ministerio de Salud, quienes se manifestaron en desacuerdo con las fumigaciones y negaron ser partícipes de las mismas. "Esas fumigaciones no sirven para nada. Nosotros no tenemos ninguna participación. En todo caso el Ministerio de Ambiente debería chequear el tipo de producto que están usando", manifestó el director de Epidemiología de la Provincia, doctor Alberto Gentile.
Pareciera que todos niegan ser los responsables de haber autorizado las fumigaciones. Sin embargo, "el contrato firmado por las partes es por un plazo de 4 años y romperlo podría traer aparejado un costo económico importante para la comuna", informaron desde la municipalidad.

En municipio ajeno

Pero además, la empresa, desconoció los límites municipales y se asentó en un terreno que pertenece a El Bordo. "Me sorprendí cuando me avisaron que estaban fumigando en mi municipio. Me fui a ver lo que pasaba y hablé con esta gente. No pueden pasar por sobre la intendencia", manifestó el intendente Raúl Martínez.
Si la empresa desea continuar donde se instaló, para lo cual invirtió $50.000 en la construcción de un área de detención vehicular, deberán iniciar todos los trámites de nuevo, pero esta vez en El Bordo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...