Vecinos y la comunidad del kilómetro 5, asentada sobre ruta 86, en Tartagal, hicieron oír ayer su queja mediante El Tribuno por el tratamiento que recibió una persona que hallaron días pasados sin vida, en el interior de un canal.
Los vecinos dijeron que el malogrado joven, cuyo cuerpo se encontraba ya en estado de putrefacción, fue sepultado en el cementerio nuevo, cerca del paraje Zanja Honda.
Lo llamativo es que los vecinos aseguran que del entierro de esta persona participó personal de la policía, cosa que no pudo ser comprobada por nuestro medio.
Los vecinos además dijeron que la fosa que excavaron era prácticamente superficial y que a las pocas horas de la sepultura el cadáver contaminó el aire de todo el sector y el hedor se tornó insoportable.
El caso
En la semana que pasó una llamada anónima alertó al personal del 911 que en el interior de un canal de desage se hallaba entre la maleza el cuerpo sin vida de una persona, de la cual solo se podía observar sus pies, ya que estaba casi sepultada por el barro y la maleza.
Personal policial y de Bomberos levantó el cuerpo y lo condujo hacia la morgue de Tartagal.
Allí permaneció hasta el viernes sin que pudiera ser identificado y sin que nadie lo reclamara.
Por orden judicial se ordenó su inhumación como NN, diligencia que se realizó en el cementerio municipal y que generó la queja vecinal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora