Se multiplican las quejas de los pacientes que concurren a la Guardia del hospital San Bernardo, por la presencia todas las noches de un indigente que duerme en las sillas de la sala de espera. "Entiendo que este pobre hombre no debe tener un lugar donde cobijarse, pero existen lugares destinados a solucionar este tipo de situaciones, como los refugios municipales", contó un lector de El Tribuno a través de whatsapp.
Dijo, además: "El problema es que los olores son insoportables y nadie puede estar alrededor. Tenemos que irnos afuera de noche al frío, porque no se puede estar en la sala de espera. Los guardias de seguridad del hospital también deberían tomar cartas en el asunto".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Alfa Opina
Alfa Opina · Hace 7 meses

Después andan haciendo peregrinaciones haciéndose los santos devotos. Dios les presenta una prueba y solo saben quejarse. Sres. Cristianos practiquen más el amor al prójimo que seguramente les irá mejor. Menos sacrificios y más acción. Es lo que realmente Dios quiere.

Alfa Opina
Alfa Opina · Hace 7 meses

Después andan en las peregrinaciones haciéndose los santos devotos. Dios les pone una prueba delante de ellos y solo saben quejarse. Sres. Cristianos, dejemos las hipocresías de lado y comencemos a practicar el amor hacia el prójimo.

Juan Rueda
Juan Rueda · Hace 7 meses

Seguramente que quien hizo ese comentario fue por una molestia menor al hospital, sino los olores no le importarían. Además, no debe ni haberse asomado nunca a un refugio municipal ni mucho menos conocer la circunstancia de por qué la persona en situación de calle terminó allí. Si a ud le hace frío una noche de las que fue a atenderse,¡¡¡ imagínese dormir siempre con frío!!!. Practique un poco la empatia por favor y tome conciencia. SEA SOLIDARIO con los que se encuentran en una situación diferente a la suya. EL OLOR SR/A es lo de menos.


Se está leyendo ahora