El traslado de un Centro de Atención de Jóvenes en Conflicto con la Ley Penal a un barrio de la zona norte de San José de Metán desató una gran polémica ciudadana.
La institución funciona en San Martín 328, al este de la ciudad y actualmente hay seis menores alojados. Se trasladará al pasaje Tartagal 147 del barrio Balneario.
Para ello se está acondicionando una casa común y los vecinos ya se expresaron en contra. Mantuvieron reuniones y enviaron notas a las autoridades, entre ellas, a la Municipalidad y el Concejo Deliberante.
"Son alrededor de 100 los vecinos que firmaron notas oponiéndose a la instalación de este centro en el barrio Balneario. Tenemos un centro vecinal, por lo que, como primera medida elevamos esa nota a ese lugar y luego a nuestras autoridades", dijo la vecina, Gladhys Arriortúa.
Casa de barrio
"Entendemos que cualquier persona que atraviese el sistema penal juvenil se convierte en una persona mucho más vulnerable, sumado a las características propias de una edad de transición como es la adolescencia: impulsividad, baja tolerancia a la frustración, facilidad de paso al acto, manipulación, escaso posicionamiento crítico con respecto a transgresiones, inestabilidad emocional y acercamiento a grupos de riesgos, entre otras. Justamente, por las características de los adolescentes en general, y de los que están en conflicto con la ley penal, en particular, la Corte Interamericana de Derechos Humanos estableció las garantías a tener en cuenta dentro de los centros penitenciarios y en relación a las condiciones en las que una persona menor de edad cumple la privación de libertad", dijeron los vecinos que firmaron la nota enviada a las autoridades para solicitar que no se instale este centro en un barrio donde residen familias con niños.
"Un inmueble pensado y construido para vivienda no reúne las condiciones materiales elementales para los fines de instalación o alquiler para un centro de atención a jóvenes en conflicto con la ley penal. Igualmente el contexto barrial presenta características nada propicias para el mismo fin", remarcaron.
Los residentes marcaron como negativo la proximidad de las viviendas, la cercanía del río Conchas y su costanera, transformado actualmente en un centro de recreación comunitaria, inmediaciones del complejo del balneario camping municipal que ofrece espacio y oportunidades de entretenimiento para vecinos y turistas y la proximidad de la vivienda a la ruta nacional 9/34.
"La presencia de personal penitenciario permanente no es garantía de seguridad material ni psicológica de estos adolescentes ni de los vecinos, ni da muestras de ser una medida de integración de los adolescentes y jóvenes. A nuestro juicio y conforme a los fines que persigue la ley, la instalación del centro en la calle citada parte de una mirada equivocada de la realidad porque no contempla los intereses, necesidades y sentimientos de estos jóvenes en conflicto con la ley ni de los vecinos del barrio Balneario", concluyeron los residentes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora