Una mamá, embarazada de su sexto hijo, fue brutalmente agredida por su pareja, quien le quemó el cuerpo con agua hirviendo. Ella debió ser internada en el Hospital Materno Infantil, mientras que él quedó detenido acusado por las lesiones y violencia de género.
Todo sucedió en la casa del barrio Solidaridad que compartían -al menos hasta el jueves-, Cintia Liendro y Diego Viñabal. Ambos tienen 32 años y conviven desde hace varios años.
Algunos vecinos dejaron entrever que la pareja ya tenía grandes diferencias y que hubo episodios de violencia de él hacia ella, aunque la mujer nunca lo denunció. La versión cobró fuerza, ya que Cintia ratificó la situación al declarar ante funcionarios de la Fiscalía Penal 4 de Violencia Familiar y de Género.
En medio de una de esas discusiones, el pasado jueves, cerca del mediodía, él la atacó desde atrás arrojándole agua hirviendo.
El líquido le quemó el cuello, los hombros, la espalda y toda la parte posterior del cuerpo. Fue un instante en la que vivió una mezcla de dolor, susto y temor. A los gritos, la mujer pidió ayuda.
Debido a las quemaduras y para verificar si el ataque había afectado el embarazo, la joven fue llevada al hospital Materno Infantil. Poco después de las 12 ingresó a la guardia y fue atendida por un profesional que informó que el bebé no sufrió ningún daño. Horas más tarde se retiró del lugar.
Bajo arresto
La violenta agresión llegó en pocos minutos a la Fiscalía Penal 4 de Violencia Familiar y de Género, a cargo de Elisa Pérez, que desde esta semana funciona en el barrio Solidaridad, en la zona sudeste.
Apenas se tomó la denuncia, la fiscal solicitó la detención del hombre.
Una patrulla de la comisaría de la zona tuvo a cargo esa tarea, y luego de apresarlo trasladó a Viñabal hasta la Alcaidía.
Ayer, la fiscal Pérez imputó al hombre por lesiones graves y violencia de género, mientras que la víctima ya había regresado a su casa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora