Susana Trimarco tiene una mirada dura por la pérdida de su simiente. Su rostro denota un dolor obstinado que no la abandona.
Tiene esa maldita incertidumbre de todos los que tienen a un familiar desaparecido.
Sin embargo, en el mano a mano, ella se vuelve madre con pura ternura. Mira a los ojos y sonríe.
Ella estuvo en Salta el miércoles último, recibió el Doctorado Honoris Causa otorgado por la Universidad Nacional de Salta y se dio un tiempo para dialogar en exclusiva con El Tribuno.
Los Ardiles parece ser el lugar clave por estos días...
Sí, hace poco se le tomó declaración a un testigo que asegura que hay cuerpos en una fosa común en Los Ardiles. Se trata de un paraje a 20 kilómetros de La Banda, en Santiago del Estero, que antes fue una estación de ferrocarril y ahora está abandonada. Según dijo el declarante habría tres cuerpos de chicas que supuestamente eran prostituidas y queremos saber si ahí está Marita.
Era como un modus operandi de los victimarios...
La hipótesis que tenemos es que mataban a las chicas que se portaban de manera rebelde, que gritaban, que no se dejaban someter a lo violento de la trata de personas y de la prostitución. Entonces, a las que ya no podían controlar las llevaban a ese lugar y las asesinaban. Es terrible pensar que ahí está Marita, mi nieta Micaela se puso como loca, pero nosotras queremos saber la verdad.
¿Están esperando a los especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense?
Sí, ya me llamaron desde la EAAF, que tradicionalmente trabaja con la búsqueda de desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar y estamos a la espera de un turno para que vean si ahí realizan su trabajo para saber si algunos de los restos pertenecen al cuerpo de Marita.
¿Y en Santiago del Estero cuenta con apoyo?
Sí, ahí trabaja la fiscal federal Indiana Garzón, que es una grande y quien es la que está haciendo todas las conexiones con la gente de la EAAF. Gracias a su trabajo logramos algo importantísimo que me gustaría destacar. Ella logró que la Justicia de Santiago no solo castigue a un victimario sino que también le incautó todos los bienes y se los destinó para la rehabilitación integral de la víctima. Eso se realizó gracias al trabajo en equipo y ahora ese hecho ya es un ejemplo para que lo tomen todos los jueces que tienen casos de trata de personas.
¿Qué opina de las acusaciones contra el presidente Mauricio Macri sobre los vínculos con grupos de tratantes de personas?
Que es una mentira total. Que quienes lo acusan no lo conocen al presidente Macri. Yo vengo trabajando con los equipos del Pro desde 2008 en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y siempre he recibido el apoyo para trabajar tranquila con la fundación.
Me dijeron que es particular la historia sobre cómo comienzan sus vínculos con la gente del Pro...
Sí (ríe). Para ser muy sintética. Yo estaba sentada en la Casa Blanca con George Bush hijo, en el año 2007, y luego tenía que reunirme con Condoleezza Rice (que por entonces era secretaria de Estado norteamericana) y apareció de la nada María Eugenia Vidal, como un ángel, y me ayudó en ese lugar que estaba sola. De ahí viene una muy buena relación con los equipos técnicos del Pro por las nuevas ideas que me dieron para trabajar.
¿Cuáles son?
Nosotros aprendimos a trabajar de otra manera con la Fundación. En primer lugar comenzamos a tener las cuentas claras para poder conseguir fondos de empresas multinacionales y nacionales. Aprendimos mucho en el desarrollo de proyectos para gestionar fondos no sólo de la parte pública sino de la privada. Y es por eso que nosotros agradecemos reconocimientos como el Doctorado Honoris Causa, otorgado por la UNSa, porque nos brinda argumentos, prestigio y credibilidad.
Se debe decir que esos fondos son para las víctimas...
Claro. Nosotros destinamos todos nuestros recursos a la rehabilitación de las víctimas. Se debe decir que es muy difícil salir de todas las secuelas psicológicas de las torturas, vejaciones y violaciones a las que son sometidas las chicas. Pero también se debe decir que a muchas chicas yo las saqué de los cabaret sólo con su ropa interior puesta. Así que necesitamos, además de ayuda psicológica, zapatillas, ropa, medicamentos, profesores, comida y todo lo que sirva para ayudar a las chicas a comenzar una nueva vida. Yo tengo a 150 personas trabajando por y para las chicas y para eso debemos seguir buscando recursos.
¿Y la crisis económica empeora la situación?
Sin dudas que esta crisis empeora la situación porque nadie tiene plata y cuando no hay dinero las personas están expuestas a todo para conseguirlo. En Tucumán por ejemplo, si bien cerraron los prostíbulos, ahora hay prostitución en los departamentos y eso se ve en los avisos clasificados de los diarios.
En esta coyuntura ¿Cómo se lleva con los Gobiernos (nacional y tucumano)?
Yo ya estuve reunida con el ministro de Justicia (Juan Garavano), con la de Seguridad (Patricia Bullrich) y con la de Desarrollo Social (Carolina Stanley) diseñando acciones en conjunto y estableciendo políticas de lucha contra la trata de personas. Ahora bien, con Manzur aún no me reuní, aunque sí con algunos funcionarios menores y no definimos nada. Parece loco que con el Gobierno nacional ya haya tenido contacto y con el tucumano aún nada.
Este fin de semana estará en Córdoba...
Vamos a seguir nuestra lucha en Córdoba. Vamos a estar en un lugar central de la ciudad en donde tendremos mayor visibilidad. Por que no puede ser que en Córdoba, en una plaza a la vuelta de la Casa de Gobierno, haya niñas prostituyéndose. No pueden decir las autoridades que no lo saben. Vamos a seguir en esta lucha a pesar de todas las amenazas que recibimos a diario. Ahora la ministra (Patricia) Bullrich me prohibió que viaje de noche por los serios indicios sobre peligros en las rutas. Sin embargo yo le tengo que agradecer a los muchachos de Gendarmería Nacional que siempre estuvieron cuidándome y ayudando en mi tarea.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora