Llamó la atención desde que doblaron en la esquina de calle España y Deán Funes. El juez federal de Orán, Raúl Reynoso, ingresó al edificio del Juzgado Federal N°1 junto a Federico Magno, un penalista salteño.
Reynoso tenía al abogado Martín Bomba Rojo como defensor público oficial, en la causa que lo investiga por el narcoescándalo judicial.
E juez federal de Orán está imputado de asociación ilícita, cohecho y prevaricato. Lo acusan de cobrar dinero y dádivas a detenidos por narcotráfico para liberarlos.
El magistrado se presentó a declarar hoy, luego de que la semana pasada no se presentara antes un llamado del juez federal Nº1, Julio Bavio.
El juez continúa con su declaración y no corre peligro ni su libertad ni su continuidad al frente del juzgado federal de Orán, salvo que los fiscales pudiesen pedir al Consejo de la Magistratura la suspensión en el cargo y su detención.
Ese proceso de remoción del magistrado sería el peor escenario para Reynoso.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora