Las comunidades wichi de Kilómetro 2, San Emilio y Rincón de La Paz, muy cerca de Misión La Paz, en el municipio de Santa Victoria Este, piden un pozo de agua único para esas poblaciones ya que están conectados al suministro de sus vecinos de Misión La Paz y en las últimas semanas han tenido serias dificultades para hacerse de un poco de agua. Aseguran que estuvieron tres semanas con problemas y hasta que tuvieron que pagar la nafta del camión municipal para poder contar con agua. Justo en días donde las temperaturas llegan hasta los 50 grados.
"Tuvimos que pagar $300 para el combustible del camión del municipio que trae el agua. Estuvimos tres semanas con problemas en medio de los calores. Creo que necesitamos un pozo independiente, que no dependa de Misión La Paz porque cuando allá tienen un problema enseguida nos quedamos sin agua. Sabemos que la Nación, en 2014, giró plata para hacer 25 pozos, pero acá no se ve ninguno", dijo a El Tribuno Silás Pérez, cacique de Kilómetro 2. En total son como unas 120 casas las que tienen ese problema, incluida la escuela a la que asisten 125 chicos y que usa el comedor como aula para dar clases. "De noche es normal no tener agua", agregó Ignacio Pérez, de Kilómetro 2, ante la mirada de Delio Soria, de San Emilio y Félix Olimpo, de Rincón de La Paz.
Gervasio Barbier vive en Kilómetro 2 y es representante del Consejo de Participación Indígena ante el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI). "Queremos una respuesta seria, oficial y por escrito. Buscamos un compromiso firmado y positivo, que tenga una fecha para nuestro nuevo pozo de agua. Es justo decir que Alfredo Fuertes, secretario de Recursos Hídricos, nos ofreció una cosechadora de agua que junta de la lluvia, pero no nos sirve porque seguimos dependiendo de Misión La Paz. No queremos depender de ellos porque siempre se corta. No sé si será a propósito, pero no nos llega bien el agua", dijo Barbier.
El cacique chorote de Misión La Paz, Víctor González negó responsabilidad. "Es falso que nosotros cortamos el agua, porque el agua es sagrada y nunca dejaría a alguien sin ella. Aunque sea mi enemigo nunca haría política con el agua. Yo no soy el Gobierno y tampoco soy Aguas del Norte. No tengo el poder de dar o cortar el agua. Eso es responsabilidad del Gobierno. Es verdad, cuando no hay buena tensión la bomba de agua se recalienta. Hicimos un pedido de bomba nueva y cañerías, porque están en muy mal estado", explicó por su parte Víctor González.
"Nosotros somos comprensivos. Le pedimos al Gobierno una solución, porque de lo contrario vamos a tener que salir a cortar los accesos a Santa Victoria en 10 días", advirtió Gervasio Barbier.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia