El truco para pedir dinero en una esquina casi le cuesta la vida. Maximiliano Padilla, de 22 años, se había parado en la esquina de avenida Mitre y la colectora -a metros de la ruta nacional 34-, en Metán, el miércoles a la noche. Como en otras noches, estaba con su amigo Facundo Javier Lorenzani, de 20 años, oriundo de Buenos Aires.
Habían encendido una antorcha y se preparaban para hacer el famoso truco de arrojar un combustible por la boca y encenderlo, simulando la bocanada de un dragón.
Lo que no vio Maximiliano es que al llevarse la botella de combustible a los labios, un chorro le cayó sobre su ropa.
Fue un segundo: se paró cuando los autos esperaban el semáforo, tomó la antorcha y se la llevó a la boca. Las llamas salieron hacia adelante pero también le tomaron el rostro, el pecho, los brazos.
La reacción fue inmediata. Su amigo y vecinos lo tiraron al suelo para apagar el fuego, mientras policías que estaban en el lugar llamaron a una ambulancia. Fue llevado de urgencia al hospital El Carmen, donde los médicos dijeron que se había quemado el 40% del cuerpo. Ante la gravedad del cuadro fue trasladado al hospital San Bernardo, de la capital.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


bagre chuzero
bagre chuzero · Hace 9 meses

pobre hermano..que Dios lo protega y cuide


Se está leyendo ahora