El decano de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Sergio Provenzano, expresó: "La imagen de Miguel Ragone es un modelo a copiar por la juventud". Ayer, esa prestigiosa casa de estudios le otorgó post mortem el título de "doctor honoris causa" al exgobernador constitucional de Salta al cumplirse 40 años de su desaparición. La distinción fue recibida en Buenos Aires por Clotilde Ragone, hija del destacado médico y hombre publico, durante un acto realizado en el salón del Consejo Directivo de la Facultad de Medicina.
La ceremonia fue presidida por el rector de la UBA, Alberto Barbieri, y lo acompañaron el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y el senador Rodolfo Urtubey.
Fue Provenzano el autor de esta iniciativa luego de analizar en profundidad la vida de Ragone: su niñez en Tucumán, el traslado de su familia a la ciudad de Salta, donde concluyó sus estudios secundarios, y su llegada a la Universidad de Buenos en 1941 para iniciar la carrera de medicina. Allí se graduó en 1948. El decano sostuvo que Ragone fue un destacado estudiante junto a Raúl Matera y que, merced a sus logros, ambos fueron convocados por Ramón Carrillo, entonces ministro de Salud de Perón para que trabajaran a su lado.
Recordó que luego del derrocamiento de Perón en 1955, Ragone volvió a Salta donde puso a prueba todo lo que aprendió al lado de Carrillo. A partir del compromiso con su profesión se ganó el corazón de sus comprovincianos que lo bautizaron como "el médico del pueblo".
En los fundamentos de su presentación, Provenzano sostiene que cuando Ragone llegó al gobierno de Salta, su gestión se caracterizó por la austeridad y su compromiso con los sectores más desposeídos. Alude en su resolución que luego de ser destituido del cargo, Ragone continuó con su tarea como médico hasta el 11 de marzo de 1976. Ese día fue secuestrado cerca de su domicilio cuando se dirigía a su consultorio y nunca más se supo de él. "Ragone fue el único gobernador democrático desaparecido en estas condiciones, como resultado de la violencia política", señala el dictamen del Consejo Superior de la UBA.
ragone87.jpg
A su turno, Barbieri resaltó: "Para esta universidad que tuvo como alumno y egresado a Ragone es un honor otorgarle esta distinción". El rector señaló: "Los méritos acumulados por este ilustre médico y político lo hacen merecedor del diploma y la medalla que le entregamos a su familia".
"Estas distinciones no solo se entregan a profesionales, sino a personas que por sus logros han dejado sus huellas para las nuevas generaciones. Con Ragone estamos convencidos de que existen sobrados méritos para hacerlo merecedor del doctorado honoris causa", indicó.
El momento más emotivo de la ceremonia se vivió cuando el locutor convocó a Clotilde Ragone para que recibiera el diploma y la medalla de manos del rector Barbieri. Lo hizo acompañada de su hijo Fernando Pequeño Ragone, quien agradeció al decano Provenzano por la investigación que realizó sobre la vida de su abuelo. Fernando destacó que Ragone tuvo un gran sostén desde que decidió trasladarse a Buenos Aires para estudiar medicina y durante todo su vida pública. "Esa persona es mi abuela Clotilde, que hoy a sus 96 años está muy atenta de estas cosas y que no pudo venir por problemas de salud", señaló el nieto de Ragone.
El ultimo orador fue el gobernador Urtubey. "Cada vez que analizamos a este hombre nos sentimos conmovidos por la enorme tarea que realizó en poco tiempo de gestión", dijo el mandatario. Además, sostuvo que la figura de Ragone se levanta a la altura de Martín Miguel de Gemes. "El hablaba de la integración de los pueblos originarios y muchos de esos sueños todavía no se pueden concretar", expresó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Perez Jose Alberto
Perez Jose Alberto · Hace 8 meses

Si Raghone se levantara de su tumba querría morirse de nuevo al ver que un conservador como Urtubey lucra con su memoria, teniendo en cuenta su actual condiciuón de macrista.

· Hace 8 meses

Se vacía de contenido lo que significó políticamente la figura de Miguel Ragone. Esta nota no dice nada.


Se está leyendo ahora