Guardia saturada, camillas en los pasillos, falta de camas en los servicios, quirófanos escasos, sistema de turnos colapsado, una sola ambulancia y abultadas deudas de las obras sociales, son solo parte de una realidad tan cruda como incontrastable del hospital San Bernardo que enfrenta Ramón Albeza desde el 17 de febrero pasado, cuando asumió la gerencia, con Darío Flores en la subgerencia. En una exclusiva y larga charla con El Tribuno, Albeza fue profuso con los números para explicar las situaciones más críticas que complican el funcionamiento del reconocido complejo asistencial, escuela de médicos y referente regional en salud. Por ejemplo, mencionó que solo el PAMI le debe al hospital más de 25 millones de pesos; que el 47% de los pacientes atendidos no tiene obra social (en general, en el país, ese número se ubica en el 70%) y que del 53% restante, que son los que tienen obra social, los pacientes PAMI son el 8%; los del Profe 15%; del IPS el 7%. El hospital tiene una sola ambulancia; de 300 pacientes que consultan en la guardia, 50 quedan internados pero casi nunca hay camas disponibles, por lo que deben quedar en la guardia o en el shock room... Complejo el hospital, compleja la solución de tantas y viejas falencias. Aún así, Albeza dice ser un apasionado del lugar, donde tiene casi 30 años como médico de guardia, además de sus especialidades en clínica médica, medicina del deporte y salud pública. Y tiene en Darío Flores, joven oftalmólogo, su compañero de fórmula para enfrentar la gestión.

¿Cómo encontró al hospital?
En una situación económica difícil. No escapamos a la realidad de la salud pública en general y a la del país. La cuestión acá es que nosotros trabajamos con la salud de las personas, por eso se siente fuerte el impacto. Aún así, con problemas heredados, estamos tratando de usar lo mejor posible los pocos recursos económicos que tenemos y destinarlos a prioridades.

¿Qué considera prioritario?
Los quirófanos. El hospital tiene 10 quirófanos. Uno de ellos, históricamente, no funciona como tal sino que hace las veces de depósito. De los 9 que quedan, uno es para la guardia, todos con urgente necesidad de refacción . Estamos luchando para tratar de conseguir los medios económicos para refaccionar los 4. Quizá a mediados de mes tengamos una posibilidad económica para empezar los trabajos, con la intención de recuperarlos en la mayor brevedad.

¿Van a quedar solo 4 quirófanos funcionando?
Sí, vamos a quedar con 4 porque si Dios nos permite vamos a iniciar las refacciones de los otros. El arquitecto Pedro Díaz y la doctora Mariela Gutiérrez, jefa de quirófano, están trabajando contrarreloj para eso, pero dependemos del dinero, siempre dependemos del dinero. Pero en medio de este cuadro de situación, tenemos la buena noticia de que en estos días llegan 4 mesas de quirófano nuevas.

La gente se queja mucho porque el 0800 para los turnos no funciona bien ¿Qué tiene para decir sobre esto?
Aquí también, como en otras áreas, tenemos que averiguar por qué pasa lo que pasa. Yo tenía un análisis según el cual la demanda era satisfecha en base a la oferta de turnos, pero en la realidad es cierto que algo no funciona bien porque vemos colas de gente, vemos que se satura. Algo está fallando ahí, por eso queremos tener los indicadores. Sabemos que los pacientes con obra social desplazan a quienes no tienen y eso afecta indirectamente en los turnos e incide en la productividad.

¿Cómo es eso?
Este es un hospital de autogestión. De lo que facturamos un 20% es para el Ministerio, un 30% para el mantenimiento del hospital y un 50% para repartir entre los trabajadores. Pero en la distribución no se toma el bruto facturado sino lo que se cobra. Por ejemplo, si gasto 1.000 pesos en una prótesis para un paciente con obra social, cuando voy a recuperar no va a valor costo, sino a valor autogestión. Es un 25 o 30 por ciento del valor real. Si gasté 1.000 me devuelven 250/300. El hospital pierde plata pero nosotros a la gente la tenemos que atender igual. Es un problema. Además, las obras sociales no nos pagan con regularidad. En 2015 facturamos 15 millones de pesos, de los cuales fueron pagados 1.500. Pagan atrasado, siempre buscan la forma de encontrar algún tecnicismo, algún detalle (un sello, una fecha mal puesta, falta de diagnóstico) para demorar. El PAMI solo nos debe más de 25 millones de pesos.

¿Ha conversado con las nuevas autoridades del PAMI por esa deuda?
Esa es una deuda de hace muchos años. Estamos conversando, estamos en tratativas.

Tanto dinero por cobrar y tantas necesidades adentro.
Así estamos. Mire, hablando de esto no quiero pasar por alto el caso de la cocina. Ahí tenemos un grupo de gente que se merece un monumento. Cocinan desde hace varios meses en un lugar provisorio. Ahí hay obras que estaban pendientes pero se terminarán dentro de poco tiempo con la ayuda ministerial. Estamos buscando un ingeniero que solucione los problemas de la aparatología en general. La idea es poder tener un buen sistema de bioingeniería porque creemos que ahí está la solución y la rapidez. El hospital necesita eficacia porque los pacientes la necesitan.

¿Cuál de todos los problemas que tiene el hospital le quita el sueño?
Solo me quita el sueño el apuro por venir a empezar cada día con el desafío de buscar, y encontrar, la solución a las cosas que no están bien. Se trata de la salud de la gente.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


coje villeros
coje villeros · Hace 7 meses

jjajajajjajaja.. sos cun culo roto villero.. perdon.. cara rota.. esas deudas vienen del año pasado cuando estaba la todos es gratis de la kris.. que pague el boludo que sigue... jajajaj

gio vergara
gio vergara · Hace 7 meses

habría que ver cuanto hay en facturas truchas y estudios nunca realizados

el villero con estudios
el villero con estudios · Hace 7 meses

querían un cambio ? ahi lo tienen...


Se está leyendo ahora