Un ladrón solitario fue detenido ayer en la mañana luego de que abandonara su botín, consistente en un bafle de alto costo y elementos didácticos que había sustraído desde el interior de la escuela Marcos Sastre, ubicada en el departamento Cerrillos.
Ocurrió durante la madrugada de ayer en Los Alamos, sobre la ruta nacional 68.
El ladrón destruyó los vidrios de una puerta y luego la cerradura, pero en su impericia sufrió una grave herida cortante.
Ya sangrante, se alzó con útiles y objetos de valor los que entregó en parte a un cómplice que se hallaba afuera.
Todos los armarios se encontraban abiertos y muchos de ellos manchados con la sangre del depredador de escuelas.
La Fiscalía Penal de Cerrillos tomó intervención en el caso a partir de la denuncia de la directora.
La docente denunció que desconocidos habrían ingresado al establecimiento produciendo roturas de vidrios y otros elementos y sustrajeron de todo incluso unos parlantes.
Dada la violencia con que se produjo el ingreso, uno de los delincuentes sufrió lesiones que dejaron manchas de sangre, cabello y otras pruebas que fueron levantadas por Criminalística.
Al parecer usó la cabeza para ingresar o de lo contrario le cayó un vidrio encima.
Lo cierto es que toda la escuela tenía rastros de sangre, luego en las afueras las manchas hemáticas continuaron lo que motivó a la policía buscar entre los heridos atendidos en las salas de emergencia de Cerrillos a los sospechosos.
La detención
Poco después del mediodía de ayer la Fiscalía Penal de Cerrillos se adjudicó la detención de un hombre que sería el autor del robo al establecimiento Marcos Sastre de Los Álamos. El delincuente fue detenido a las 12.55, cuando buscó asistencia directamente en el hospital del pueblo para curar una hemorragia masiva incontrolable para medicamentos caseros.
El delincuente fue identificado como Jairo Liendro y fue detenido por orden de la Fiscalía Penal de Cerrillos por ser el presunto autor del ingreso violento y robo en la escuela Marcos Sastre de Los Álamos, ubicada en el km 166 de ruta 68.
Los investigadores siguieron los rastros que dejó el delincuente en su huida, ya que sufrió heridas cortantes al ingresar violentamente al edificio escolar. Personal de Criminalística realizó el levantamiento de material genético en el lugar de los hechos para luego poder realizar un cotejo con el perfil del detenido.
En los rastrillajes se encontró abandonado uno de los parlantes que Liendro y su cómplice habían robado de la escuela y se determinó que inicialmente buscó asistencia en un centro de salud de la zona, de donde se retiró por la mala asistencia del mismo.
Se fue como otros tantos sin ser atendido y luego se dirigió al hospital de Cerrillos, lo que facilitó su detención. Mañana se realizará la audiencia de imputación.

Hemorragia delatora

La Policía fue informada a primera hora del robo en la Escuela Marcos Sastre, ya que en la escena del ilícito la sangre era lo más llamativo.
Los vidrios rotos demostraron que hubo un accidente en el acceso de los delincuentes. Uno de ellos sufrió un corte gravísimo por la profundidad y por las lesiones vasculares que había sufrido.
El sujeto dejó un derrotero escarlata por donde pasó, luego abandonó parte del botín y asustado por su propia sangre quedó vencido en una banca de hospital, de donde fue retirado por la Policía.
Su cómplice huyó aparentemente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora